Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ‘Cinema a la Fresca’ cuelga el cartel de entradas agotadas

El evento, que se realiza este año en Ses Voltes, durará todo el mes de agosto

La nueva localización del evento, Ses Voltes, frente a la Catedral. GUILLEM BOSCH

El día se empieza a acortar y cada vez se nota más. Ahora, el sol no es una molestia para aquellos que quieren disfrutar del 'Cinema a la Fresca'

A pesar de su nuevo lugar, este cine volvió a atraer a todos aquellos que disfrutan de esta experiencia, además de llamar la atención de curiosos que no pierden la oportunidad de tomar asiento. Ses Voltes se llenó anoche debido a las obras realizadas en el Parc de la Mar, donde tradicionalmente se había realizado este evento.

En esta ocasión la Catedral se impone, orgullosa como siempre, por encima de la muralla, llamando inevitablemente la atención, pero la gente viene con una intención clara: la de ver la película El pare (The Father, Reino Unido, 2020) de Florian Zeller. Además, la cartelera de este año presenta una nueva apuesta que este evento presenta a su publico: películas que traten temas sociales como el feminismo o asuntos humanitarios.

Los ciudadanos, por su parte, parecen aceptar esta propuesta. La mayoría de sillas estuvieron ayer ocupadas. Las bebidas y comidas no faltaron para disfrutar de este acontecimiento en su totalidad, bolsas de comida rápida e incluso botellas de vino acompañaron anoche la película. Desde grupos de jóvenes hasta parejas de ancianos, consiguieron que el ‘Cinema a la Fresca’ pudiera colgar su metafórico cartel de entradas agotadas.

«La verdad a mi me parece una lástima que no se haga donde siempre. Se echan de menos las mantas sobre el césped y la brisa del mar, pero espero que la experiencia siga mereciendo la pena», declara Neus Riera, una aficionada al cine que suele disfrutar de este evento año tras año.

Sin embargo, otros opinan todo lo contrario a la joven, algunos agradecen tener un sitio más accesible donde sentarse durante estos eventos.

«Yo es que tengo 61 años, a mi lo de tirarme al suelo me cuesta un poco, para mi solo me han cambiado las sillas de sitio», comenta entre risas Juan Miguel, que viene con su mujer Francisca que entiende que para los más jóvenes la experiencia «ha cambiado más que para ellos».

Hoy mismo, el evento espera, esta noche y en el mismo lugar, a su público fiel para presentar Una mujer fantástica (Chile 2017) de Sebastián Lelio. Esta vez no apta para menores de doce.

Un evento donde cuando el reloj marque las nueve y media, las luces se apagarán, los altavoces se encenderán y dará inicio el arte del cine, al cual aguarda una multitud de ojos ansiosos.

Compartir el artículo

stats