Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los autocares turísticos denuncian que trabajan «a perdidas»

Tanto la patronal balear como la nacional Confebus afirman que la subida de los costes se come sus beneficios - Los ‘rent a car’ señalan que el aumento de sus precios les permite tener un buen verano

Los autocares turísticos subrayan la fuerte subida de sus costes. MANU MIELNIEZUK

Las empresas de transporte discrecional (turístico) de las islas están «trabajando a pérdidas» y están teniendo que hacer uso de sus reservas financieras y del endeudamiento para poder sobrevivir, según denunció ayer el presidente de la Federación Empresarial Balear de Transportes, Rafael Roig, que achacó esta situación a que el aumento de los costes que esta actividad está soportando. La patronal estatal Confebus también subrayó este hecho, y urgió al Gobierno central para que tome medidas que eviten que las empresas del sector estén realizando viajes «por un precio inferior a los costes que les supone, garantizando que se pueda trabajar a un precio justo».

Rafael Roig afirmó que el aumento de los costes que el transporte discrecional está soportando, especialmente en el caso de los carburantes y del AdBlue (un aditivo para el diesel), al igual que de algunos recambios, no permite que éstos sean cubiertos con los precios que se han pactado, lo que está provocando que estas empresas estén actualmente trabajando «a perdidas» o, en el mejor de los casos, sin conseguir beneficios.

El presidente de la FEBT señaló que las firmas del sector se están viendo obligadas a recurrir al endeudamiento o a hacer uso de sus reservas económicas para poder superar la situación que se está viviendo, y advirtió de que de mantenerse se va a poner en peligro su viabilidad.

En este sentido, recordó que muchas compañías del discrecional han ido vendiendo parte de su flota durante los últimos años, lo que generó unos ingresos que ahora se están consumiendo.

A este problema sumó el de la escasez de conductores que se está viviendo, lo que hace todavía más difícil al sector desarrollar su labor.

Estas palabras se vieron respaldadas desde Confebus, cuyo presidente, Rafael Barbadillo, defendió la importancia de esta actividad para el conjunto de la industria turística, al participar en traslados desde los aeropuertos, excursiones y eventos, de ahí la reivindicación de que sea respaldado por las Administraciones. En este sentido, reclamó un trato similar al que se ha dado para el transporte de mercancías.

Además, se recordó que el transporte turístico en autocar es notablemente menos contaminante que otras alternativas.

Muy diferente es la situación de las empresas de alquiler de automóviles, según puso de relieve ayer el presidente de la asociación Aevab (que agrupa a las pequeñas empresas del sector), Ramón Reus, que destacó que la subida de precios que su sector ha aplicado (la cifra en un 20% sobre los niveles de 2019) está permitiendo mantener su rentabilidad. Como ejemplo, manifestó que un coche pequeño puede costar actualmente entre 45 y 55 euros por día.

Reus reconoció que su sector no está registrando una situación de «completo», ya que dependiendo de los días hay vehículos que permanecen parados. Achacó este hecho que a que este año la flota de los rent a car es inferior a la que existía antes de la pandemia, lo que está evitando que aparezcan ofertas de 5 euros diarios, que siempre se han calificado de engañosas desde la citada patronal.

Pero precisamente las tarifas que se están aplicando es lo que está consiguiendo que para estas empresas la temporada turística actual sea «buena, sin que nadie tenga motivos para quejarse», según puso de relieve el presidente de Aevab.

Compartir el artículo

stats