Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los taxis de Palma cargan por primera vez clientes de la Part forana

La falta de coches de alquiler y de autobuses aumenta la demanda de este tranpsorte, que lucha frente a las empresas internacionales como Uber

Colas de gente esperando taxis en la parada de Plaza España, Palma. BERNARDO ARZAYUS

Los taxis de Palma se ven forzados, por primera vez, a cargar clientes de otros municipios de la isla, acción estipulada como ilegal, debido a la falta de vehículos en Balears, según aseguró la Asociación Sindical de Autónomos del Taxi de Mallorca. 

Además, desde esta asociación se catalogó a la situación de este servicio público, durante esta temporada turística como «preocupante y desbordante».

Esta demanda de recogida de clientes en municipios externos, aseguró el presiente de la asociación, Biel Moragues, proviene de los propios taxistas de la zona, Policía Local de los municipios e, incluso, de grandes cadenas hoteleras. Situación que, según recalca Moragues, ha descendido entre un «20% y un 30%» este agosto pero en julio fue una «locura».

Sin embargo, este desbordamiento vuelve a presentarse con la llegada de cruceros, la falta de vehículos de alquiler y retrasos de autobuses por falta de conductores en este sector, afirmó el presidente. Añadiendo que todas estas situaciones recaen en el servicio de taxis que no «da a basto».

En cuanto a la falta de vehículos de alquiler, la asociación aseguró que faltan entre 50.000 y 80.000 coches en comparación al 2019, lo que provoca exigencias en los turistas que buscan llegar a sus alojamientos.

A esto se le añade una dificultad que sufren tanto los taxis como las empresas de alquiler: no se venden coches. Moragues aseguró que las empresas de vehículos no venden transportes para estos tipos de servicio y que la reparación de un coche puede llegar a prologarse hasta un año.

Si añadimos a este problema de alquiler el desborde que sufren los autobuses del servicio TIB y de la EMT, se ha formado la «tormenta perfecta», según la describió Moragues.

«Hemos trabajado de más esta temporada y, sin embargo, nuestra rentabilidad se ha mantenido igual debido al aumento de los gastos», aseguró el presidente, añadiendo que dicho incremento ha sido «prácticamente» del 50%. Además, se destacó que a los conductores de taxi que si trabajan se les han presentado las quejas de aquellos que no lo están haciendo por parte de los clientes del servicio. 

Una situación que desde la asociación aseguraron «no se soluciona con la llegada de grandes multinacionales» a Mallorca, que presentan «modelos de negocio depredadores del sector que merman al autónomo y la pequeña empresa con prácticas desleales y con precariedad laboral». 

Estas afirmaciones hacen referencia a empresas internacionales como o Uber o Cabify que «actúan de manera monopolística, haciendo dumping en precios con el objetivo de eliminar la red de taxistas autónomos, para una vez desaparecida la red de taxistas, subir precios». Un modelo que no «queremos que llegue a nuestras islas», señaló Moragues.

Por otra parte, Taxis Pimem también apuntó las «grandes dificultades» que sufre el sector para cubrir sus servicios en Palma, dada «la saturación que vive la capital». «Lo que antes se podía cubrir con 20 minutos, ahora se necesitan 50», confirmó la asociación. Afirmaciones de las que también se han quejado los conductores de los taxis frente a las quejas de los ciudadanos de falta del servicio en la ciudad.

«Nuestros políticos deberían velar por la sostenibilidad y competitividad de nuestras empresas y nuestros autónomos, ofreciendo un marco de actuación garantista que mantenga el bienestar social y empresarial de Mallorca, evitando la entrada de grandes empresas multinacionales que distorsionan nuestro territorio e impiden que pequeñas empresas y autónomos puedan realizar y mantener su actividad económica», concluyó el presidente de Taxis Pimem.

Compartir el artículo

stats