Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El comercio comunica al Govern su enfado por el plan para ahorrar luz

Se va a reclamar a Madrid que duplique las subvenciones para la eficiencia energética

Imagen de la reunión entre represdentantes del Govern y del comercio balear CAIB

Las patronales del comercio balear salieron ayer notablemente molestas de la reunión con representantes del Govern para abordar las medidas de ahorro energético que se han fijado por el Gobierno estatal, aunque ese enfado no estuvo provocado por el talante del Ejecutivo autonómico, que va a pedir a Madrid que duplique las ayudas a las empresas en materia de eficiencia y va a trasladar las peticiones del sector, sino por considerar que las medidas diseñadas desde la Administración central «son un auténtico despropósito que no ha tenido en cuenta que las temperaturas de Andalucía no son las mismas que las de Asturias ni la humedad de Balears es la misma que la de Madrid», en palabras del presidente de Afedeco, Toni Gayá.

Tras este encuentro, los directores generales de Energía y de Comercio, Pep Malagrava y Miquel Piñol respectivamente, anunciaron que van a solicitar al Gobierno central que duplique el valor de las ayudas que corresponden a las islas para impulsar la eficiencia energética, para que pasen de los 1,4 millones de euros inicialmente asignados a 3,1 millones.

Con ese dinero se podría subvencionar el 50% del coste de las medidas exigidas en el caso de las pequeñas empresas, el 40% de las medianas y el 30% a las grandes.

En este aspecto, señalaron que Balears va a apostar por el diálogo con la Administración central y no por la «insumisión» como se ha hecho desde otras autonomías, en una clara referencia a la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Además, se van a trasladar al Ejecutivo del presidente Pedro Sánchez todas las propuestas expuestas por los representantes del comercio balear.

Según apuntaron Gayá; el presidente de Pimeco, Antoni Fuster; y el vicepresidente de Pimem-Comerç, Miguel Angel Salvá, entre las medidas que se reclaman está la posibilidad de sustituir las puertas correderas que exige Madrid por equipos que generan cortinas de aire en las entradas para conseguir el aislamiento térmico y que son más baratos.

Igualmente, se recordó que parte del comercio de las zonas turísticas permanece abierto más allá de las 10 de la noche y que no puede apagar sus luces, y se pidieron explicaciones sobre si estas medidas se mantendrán en Navidad.

También se señaló que cada tipo de comercio, según el producto que venda, necesita de temperaturas diferentes.

Pero la petición principal es que cada autonomía pueda diseñar las iniciativas mas adecuadas para su climatología.

Compartir el artículo

stats