Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las habitaciones de hotel se libran de bajar el aire de 27 grados

Los restauradores consideran el límite "demasiado calor" y una desventaja para los locales sin terraza - Los hoteleros se quejan del plazo corto de siete días en pleno agosto para aplicarlo

En las zonas comunes de los hoteles sí se deberá regular la temperatura acorde con el nuevo decreto. EUROPA PRESS

El plan de choque de ahorro y gestión energética en climatización, aprobado por el Gobierno el pasado lunes, que obliga a que la temperatura mínima del aire acondicionado no sobrepase los 27 grados no afectará a los turistas alojados en los hoteles: las habitaciones se consideran un espacio privado, como los domicilios, por lo que se libran del límite impuesto por Madrid. Por contra, los restaurantes, bares o cafeterías tendrán que cumplir la normativa, lo que supone que en los interiores hará «demasiado calor», una desventaja para aquellos negocios que no disponen de terraza, lamentan desde el sector.

Con la entrada en vigor del Real Decreto-ley 14/2022 de medidas de sostenibilidad económica la temperatura del aire en los recintos con refrigeración no podrán ser inferiores a 27 grados. Y la calefacción no puede sobrepasar los 19 grados. Esas condiciones de temperaturas estarán en vigor hasta el 23 de noviembre de 2023.

El millar de hoteles de la isla solo lo deberá aplicar en las áreas comunes, entre ellas también sus restaurantes y bares. Desde la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) se señala que para el sector «las medidas de eficiencia energética no son algo nuevo» ya que las han incorporado en los establecimientos «hace mucho tiempo» con el fin de frenar el impacto ambiental y por la contención del gasto energético.

Asimismo desde la Federación Hotelera apuntan a que otras dependencias por normativa laboral tampoco se verán afectadas, además de que las habitaciones se «asimilan a los domicilios». En el resto de instalaciones se cumplirá con la normativa, «como no puede ser de otra manera. Sin embargo, critican el plazo de aplicación de las medidas por «corto», son siete días —el próximo martes 9—, «y en pleno agosto» que no da «muchas facilidades si hay que hacer ciertas inversiones».

El presidente de CAEB Restauración, Alfonso Robledo, considera que 27 grados es «demasiado calor y un problemón para los negocios sin terraza» porque el interior «fresquito es lo único bueno» de no tener espacio exterior. «Imagina un sueco o un alemán que no está acostumbrado a estos calores, van a acabar comiendo e las habitaciones» del hotel, advierte. Robledo cree que no se pueden hacer normativas «así de rápidas, cuando cada municipio es un mundo» y se pregunta «quién controlará su aplicación».

Por su parte, los hoteleros defiende que «hace tiempo» las administraciones deberían haber aplicado políticas de contención y eficiencia como el sector privado, con instalaciones para autoconsumo y uso de energías renovables y «evitar así la precipitación de adopción de medidas que no sabemos la eficacia que tendrán».

Compartir el artículo

stats