Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asuntos Sociales atiende a 234 personas con trastornos mentales en pisos tutelados

La consellera Santiago destaca que de la nada han montado una infraestructura para integrar estas alteraciones psíquicas en la sociedad con un presupuesto anual actual de 12,5 millones

6

Un apoyo para recuperar la autonomía y vivir en sociedad

En estos momentos, la conselleria de Asuntos Sociales está atendiendo a unas 234 personas con trastornos mentales que se encuentran en pisos compartidos, supervisados y tutelados por personal de este departamento. De esta manera se está dando cumplimiento a la máxima de que las personas con estas alteraciones psíquicas no pueden ni deben estar encerradas en una infraestructura como el hospital Psiquiátrico y que, en la medida de lo posible, deben ser integradas en la sociedad pese a sus limitaciones.

La consellera Fina Santiago diferencia que mientras la atención a la enfermedad es competencia del Servei de Salut, la integración comunitaria de estas personas en la sociedad forma parte de su ámbito de actuación.

Cuando llegaron al Govern, en 2015, las tres principales asociaciones que atienden estas patologías -Gira-Sol, Es Garrover y Estel de Llevant- sobrevivían con subvenciones irregulares. Con el objeto de darles estabilidad se pasó a desarrollar una política de concertación con la que se garantizó que el acceso de las personas con trastornos mentales a su cartera de servicios fuera pública y se rigiese por los principios de igualdad y equidad, subraya la consellera.

Para poder acceder a los servicios que presta su departamento, el solicitante debe contar con un diagnóstico médico, que puede ser tanto público como privado, que acredite su patología y un grado de discapacidad del 33% como mínimo, detalla Santiago.

La responsable de Asuntos Sociales pasa a enumerar los servicios que prestan comenzando por los ocupacionales, una suerte de centro de día para salud mental, simplifica, en las que tienen concertadas o gestionan directamente en el centro sa Riera de Palma un total de 265 plazas de las que se benefician unas 461 personas habida cuenta a que asisten a los diferentes talleres en días alternos.

Este servicio ocupacional, admite Santiago, persigue que sus usuarios mantengan sus habilidades antes que conseguir integrarlos en el mercado laboral, circunstancia que sí se ha producido con algunos usuarios, se congratula.

También disponen de un servicio de apoyo a la vivienda que Santiago define como «un servicio de ayuda a domicilio cualificado» con el que han concertado o gestionan 167 plazas que benefician a 180 personas con estos trastornos que viven en pisos compartidos con sus familiares u otras personas.

Otras 54 personas se están beneficiando en estos momentos de la prestación denominada «vivienda supervisada de alta intensidad» en la que los técnicos de su Conselleria o de las citadas asociaciones concertadas tutelan a estos usuarios las veinticuatro horas del día. 

Estas 54 personas unidas a las 180 que se benefician del servicio de apoyo a la vivienda conformarían los 234 usuarios con algún tipo de trastorno mental que en estos momentos están siendo atendidos domiciliariamente por Asuntos Sociales.

Porque Santiago añade a su listado actual de prestaciones el servicio de acompañamiento en el que ofrecen 105 plazas de las que 65 se prestan en Mallorca y que se está dando a reclusos en tercer grado del centro penitenciario de Palma con trastornos mentales cuando se hallan fuera del recinto carcelario.

Ya por último, en Eivissa ofrecen 29 plazas residenciales y 20 de centro de día para las personas con estas patologías, completa la consellera.

Ante la pregunta de si estos recursos y plazas que ofertan en la actualidad son suficientes para atender satisfactoriamente las necesidades de la población balear afecta por estos trastornos, Santiago responde con un contundente «no» aunque a continuación no duda en subrayar que «hemos pasado de cero (la situación que se encontraron al acceder al Govern) a crear una estructura para atenderles. Una estructura en la que se invierte actualmente cada año 12,5 millones de euros de dinero público». Algo que quiere poner en valor recordando que la labor de las asociaciones concertadas se sustenta en buena medida en estos fondos públicos. 

Una estructura que confía que la sociedad no deje que sea demolida con la llegada de un Govern de otro signo político.

El futuro Faltan viviendas para 3 o 4 usuarios y una pequeña residencia para los casos más severos

La consellera Santiago subraya que el objetivo es seguir creciendo en plazas residenciales tuteladas en mayor o menor grado, siempre en función de la dependencia de sus usuarios. «Nos faltan pisos ya sean propios (heredados por los usuarios de sus familias), producto de cesiones o en régimen de alquiler en los que puedan convivir tres o cuatro pacientes» y, admite la responsable de Asuntos Sociales, la creación de una residencia, «pequeña», subraya, en la que ingresar a los trastornos severos de más difícil abordaje.

En este sentido, Santiago recuerda la convocatoria de 32.142.712 euros en subvenciones destinada al Tercer Sector Social para la construcción, reforma y rehabilitación de servicios residenciales y de estancias diurnas para los años 2022-31, que permitirá ampliar las plazas de la red pública de Atención a la Dependencia en cuanto a las personas con diagnóstico de salud mental y discapacidad. Las entidades subvencionadas recibirán el dinero en un plazo de 10 años y tienen que destinar las ayudas otorgadas a la finalidad para la cual se solicitan por un periodo mínimo de treinta años.

Cómo acceder a las prestaciones Primero, un diagnóstico y un grado mínimo de dependencia del 33%

Tal y como explica la consellera de Asuntos Sociales Fina Santiago, para poder acceder a los servicios que presta su departamento, el solicitante debe contar con un diagnóstico médico, que puede haber sido obtenido tanto en el servicio público de Salud como en cualquier otra instancia sanitaria privada, que acredite su trastorno mental y un grado de discapacidad del 33 por ciento como mínimo para poder ser admitido.

Con este trámite preliminar, cuya documentación y requisitos están a disposición de los solicitantes en la web del Govern (www.caib.es), en el Servicio de Atención a la Discapacidad que coordina la dirección general de Atención a la Dependencia de la conselleria de Asuntos Sociales, se podrán iniciar los trámites para acceder a todas las prestaciones a las que alude esta información. 

A las personas poco duchas en los trámites digitales siempre les queda el recurso de dirigirse personalmente al centro de la calle Joan Crespí número de 11 de Palma, informarse telefónicamente en el 971 17 72 00 o dirigirse vía correo electrónico a la dirección atenciodiscapacitat@dgad.caib.es

Compartir el artículo

stats