Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallorca

Més sigue arrastrando la autopista de Campos

El coordinador general, Lluís Apesteguia, reconoció que el partido había aceptado la polémica carretera por la presidencia del Consell

Tolo Gili, Lluís Apesteguia y Sara Barceló, este viernes en el debate.

La Assemblea Sobiranista de Mallorca organizó el pasado viernes un debate y posterior cena con el coordinador general de Més per Mallorca, Lluís Apesteguia, el presidente de El Pi, Tolo Gili, y la portavoz de la CUP-Mallorca, Sara Barceló. Pese a que la conversación versó sobre la «falta de viviendas, la sustitución lingüística o el expolio fiscal», volvió a salir un tema problemático para los ecosoberanistas: la autopista de Llucmajor a Campos.

El abogado Toni Bennàssar escribió al día siguiente que Apesteguia «reconoció que su partido había aceptado la autopista de Campos a cambio de la presidencia del Consell de Mallorca». El mensaje tuvo una gran repercusión en redes sociales, lo que provocó duras críticas y reproches.

Por ello, Apesteguia decidió escribir un mensaje a modo de contestación para explicar su postura al respecto: «Siempre he dicho lo mismo: no tiene sentido ni sería honesto culpabilizar una sola persona, en este caso a Miquel -en referencia a Ensenyat, expresidente del Consell de Mallorca y actual portavoz del partido en el Parlament-, porque los términos del pacto fueron aprobados y aceptados por todo Més. Por lo tanto, el error fue colectivo y la reflexión que se deriva también lo tiene que ser».

El actual coordinador ha sido muy crítico con aquella decisión pese al tono rebajado para no hacer leña del árbol caído. Durante la campaña para las primarias de Més, Apesteguia ofreció una entrevista en la que asumía los errores de su formación con la autopista como gran problema: «Evidentemente, la autopista de Campos a Llucmajor no respondía al ideario de Més per Mallorca. Fue el peaje por un pacto que pidió el PSIB. Era un proyecto de los socialistas. Nosotros tenemos que aprender de este error y no volver a gobernar en contra de nuestro ideario».

En junio de 2021, Més celebró un acto en la Sala Augusta de Palma. Allí, el anterior coordinador de la formación, Antoni Noguera, admitió durante su discurso que el partido se «equivocó al dejarse arrastrar por el PSOE para aprobar la autopista de Llucmajor a Campos».

Fuentes del partido admiten que sigue siendo un tema «complicado» por todo lo que supuso y la división que generó, sobre todo porque afectaba directamente a la «esencia» del partido. Una de las claves para entender el ascenso de Apesteguia es la diferenciación respecto a la anterior cúpula de Més per Mallorca, así como la labor de las juventudes para atraer gente al proyecto «renovador».

La Plataforma Antiautopista emitió un comunicado muy crítico tras las declaraciones en el que exigen «cambios reales en sus políticas en lo que queda de legislatura» y denuncian que «el mercadeo de cargos y la traición a las promesas electorales es la peor de las corrupciones y un atentado a la democracia».

En la misiva piden, además, reclaman dimisiones directas: «[Ensenyat] No tiene ninguna credibilidad para ejercer de portavoz parlamentario. Lo mismo hay que decir de Apesteguia, que ahora ha apoyado a Ensenyat en una vergonzosa confesión cuando tuvo un papel decisivo en la toma de aquella decisión».

Compartir el artículo

stats