Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los arquitectos constatan la bajada de nuevos pisos y chalés

Reconocen que «el futuro no es muy esperanzador»

El mayor descenso se registra en los proyectos de vivienda plurifamiliar MANU MIELNIEZUK

Los problemas de escasez de vivienda de Mallorca no dejan de agravarse, y durante el primer semestre de este año se han puesto en marcha proyectos para la edificación de 1.265 nuevas residencias por iniciativa privada, con una caída del 13% respecto al mismo periodo del pasado año, según el informe elaborado por el Colegio Oficial de Arquitectos de Balears. Con un dato adicional facilitado hoy por su decano, Bernat Nadal, y por el presidente de la demarcación mallorquina, Joan Cerdà, y es que este descenso se da tanto en la vivienda unifamiliar como en la plurifamiliar. Esta tendencia bajista se puede ver agravada durante los próximos meses por la inflación y la subida de los intereses hipotecarios. «El futuro no es muy esperanzador», han señalado.

Según los representantes de este organismo colegial, la edificación residencial se mueve en niveles mínimos en Mallorca, y si entre 1981 y 1991 se sacaban al mercado 3,6 viviendas por cada nuevo habitante en la isla y entre 1991 y 2001 esa tasa bajó ya hasta 0,69, entre 2011 y 2021 el nivel es de 0,33 viviendas por cada nuevo residente.

Como se ha indicado, se está dando un descenso en los proyectos de nuevas viviendas independientemente de su tipología. Así, se han contabilizado 561 correspondientes a unifamiliares durante esos seis meses, con una reducción del 8% en relación a 2021, aunque se sitúan un 16% por encima de la cifra de 2019. En este apartado, se destaca que estas residencias son cada vez más caras y más grandes. Así, la inversión destinada a su desarrollo asciende a 255 millones de euros.

Respecto a las plurifamiliares (pisos en bloques), se contabilizan 704, lo que supone un 17% menos que en 2021, aunque un 9% por encima del dato de 2019. En este caso, el presupuesto para el desarrollo de estos proyectos se cifra en 92 millones de euros.

En el caso de las plurifamiliares de protección oficial, que desarrolla el Govern a través del IBAVI, aparecen 66 residencias, un 23% menos que durante el pasado ejercicio. Su presupuesto se sitúa en los ocho millones de euros.

Nadal y Cerdà han indicado que la bajada de la unifamiliar (chalés) tiene un carácter coyuntural, vinculado a un descenso en la demanda (el peso de la extrajera es muy fuerte) debido a las incertidumbres económicas que se están generando por la inflación y la crisis energética. Sin embargo, han subrayado que la plurifamiliar, que es a la que suelen acceder las clases medias, tiene un carácter estructural, vinculada a factores como la legislación existente o el precio del suelo, lo que provoca que a los «promotores no les salgan las cuentas» a la hora de poner en marcha nuevas iniciativas.

De este modo, desde el Colegio de Arquitectos de las islas se apunta que el problema para acceder a una residencia en la isla no deja de empeorar, de ahí que se haga un llamamiento para que las Administraciones impulsen iniciativas de colaboración con el sector privado para afrontar este problema.

Bernat Nadal ha añadido que el parque de viviendas existente actualmente, en una proporción elevada impulsado durante los años 80, no se adapta a las nuevas necesidades de la población, y ha expuesto como propuesta la posibilidad de fraccionar estas viviendas para que cada una de ellas pueda acoger a núcleos familiares de menos componentes, como los que existen actualmente.

Además de las actuaciones destinadas a la edificación de nuevas residencias, existen también otras relacionadas con la reforma o ampliación de las ya existentes, lo que suma un total de 1.730 obras relacionadas con viviendas, con una reducción del 3%.

A ello se suman 283 obras anexas a las residencias, como la construcción de piscinas, por citar un ejemplo, y en este caso se registra un aumento del 16%.

La cifra total de obras que se han puesto en marcha en Mallorca durante el primer semestre de este año asciende a 2.271, con un aumento del 1% en relación al mismo periodo del ejercicio anterior. Sin embargo, su presupuesto registra un apreciable recorte del 7% y se sitúa en los 498 millones de euros, mientras que su superficie total también baja un 2%, según el informe elaborado por el Colegio de Arquitectos de las islas. Hay que tener en cuenta que en estas cifras se incluyen, además de los proyectos de viviendas (que se reducen), los de carácter turístico, las instalaciones comerciales, los centros docentes, los educativos y los sanitarios, además de edificaciones industriales y agrícolas.

Frente al descenso del 3% en las obras residenciales, destaca el aumento del 49% en las turísticas, con 61 actuaciones de este tipo, y un presupuesto de 83 millones de euros (esta inversión crece un 80% por incluir algunos proyectos de gran calado).

Muy destacable es el aumento de las obras relacionadas con centros docentes, ya que las 21 actuaciones vinculadas con este ámbito suponen un aumento del 320%. El presupuesto asciende a 23 millones de euros, y aquí el alza es del 16.736% por incluir también algunos proyectos de grandes dimensiones.

Igualmente llamativo es el caso de las obras en instalaciones deportivas, con 15 actuaciones y un aumento del 150%. La inversión en este caso es de 10 millones de euros, con un alza del 140%.

Por contra, se reducen las iniciativas vinculadas a edificaciones comerciales y administrativas, con 61 obras y una bajada del 14%, aunque el presupuesto de las mismas sube un 13% al alcanzar los 18 millones de euros.

Compartir el artículo

stats