Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los sindicatos avisan de que los salarios de hostelería deben subir «muy fuerte»

UGT y CC OO señalan que con la inflación y la llegada masiva de turistas el convenio que se negociará en 2023 debe de ser mejor «que el del 17%»

Imagen de una trabajadora en un hotel de Mallorca. GUILLEM BOSCH

Los sindicatos UGT y CC OO han comenzado a lanzar los primeros avisos a las empresas de hostelería, restauración y ocio nocturno de Balears: la subida salarial que se va a tener que aplicar para el próximo año va a tener que ser «muy fuerte», a la vista de la inflación existente en este momento y a la llegada masiva de turistas durante este año. En este sentido, se asegura que si se busca un convenio a cuatro años, el incremento salarial deberá ser superior al 17% que se fijó en el que está a punto de concluir, mientras que si se quiere que sea más corto, a dos años, esa mejoría deberá ser de dos dígitos, o lo que es lo mismo, del 10% para arriba.

Hay un aspecto que es necesario señalar, y es que el convenio de hostelería es, con diferencia, el más importante de las islas, dado que afecta a cerca de 140.000 asalariados, o lo que es lo mismo, a casi uno de cada cuatro trabajadores, y además sirve como referencia para otros sectores a la hora de negociar sus condiciones laborales.

Las afirmaciones de los secretarios generales de las federaciones de hostelería de ambas organizaciones, José García Relucio por UGT y Silvia Montejano por CC OO, se producen en buena medida por la «indignación» que han generado las primeras declaraciones realizadas por la nueva presidenta de la Asociación de Cadenas Hoteleras de las islas (ACH), Carolina Quetglas, en el sentido de que los sindicatos no pueden aspirar a que en el próximo convenio los salarios aumenten al mismo ritmo que los precios, alegando que las empresas están afrontando una fuerte subida de sus costes.

El malestar que esas afirmaciones ha generado se explican por dos motivos. El primero que se pone de relieve es que la afluencia de turistas está siendo masiva, con unos niveles de ocupación en estos negocios que rozan el lleno.

El segundo motivo es que, según los responsables de UGT y CC OO, los negocios turísticos sí han aplicado fuertes alzas en sus precios, lo que les está permitiendo compensar la inflación, mientras que la subida en las retribuciones que se ha aplicado este año a las plantillas de este sector ha sido del 3,5%, muy por debajo del ritmo con que aumenta el Indice de Precios al Consumo (en torno a un 10% en estos momentos).

García Relucio recuerda que llenar el depósito de gasolina o comprar comida en un supermercado cuesta lo mismo a un asalariado de 1.400 euros mensuales que a un hotelero, y subraya que es el primero el que está padeciendo más la actual inflación.

Por ello, ambos representantes sindicales coinciden en que el tema salarial va a ser la clave en la negociación del próximo convenio colectivo. Hay que recordar que el actual concluye su vigencia el próximo 31 de marzo, y que tiene que ser denunciado con tres meses de antelación, es decir, antes de que acabe el presente ejercicio.

Aunque se apunta que los incrementos en los sueldos que se pacten deberán ser elevados, se da también una enorme importancia a la inclusión de cláusulas de revisión salarial, de forma que si un año el alza en las retribuciones se ve superada por la inflación, se compense posteriormente a las plantillas para garantizar que no se pierde poder adquisitivo.

Hay otros puntos que se quieren incluir en la negociación, como una reducción de la jornada semanal o un aumento en los periodos de actividad garantizada para los trabajadores fijos discontinuos, que ahora se sitúa en un mínimo de seis meses al año.

Compartir el artículo

stats