Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juli Fuster firmó la adjudicación de plazas de anestesista a su hija y su yerno

El director general del IB-Salut, que ha tenido que dimitir, no se abstuvo en la resolución por la que se les nombró funcionarios en 2021 | El Código Ético del Govern obliga a inhibirse cuando confluyen intereses familiares

El director general del IB-Salut, Juli Fuster, que hoy formalizará su dimisión por la polémica. | MANU MIELNIEZUK

El director general del Servicio de Salud de Balears (IB-Salut), el socialista Juli Fuster, firmó en 2021 una resolución que afectaba directamente a su hija pero también a su yerno, por la cual se les adjudicaron sendas plazas de anestesista con categoría de funcionario en la sanidad pública. Dichas oposiciones han provocado su caída del Govern, al conocerse que Fuster excluyó a uno de los aspirantes tras haber presentado un recurso; este médico acudió a los tribunales, que han sentenciado ahora que el director del IB-Salut no debió intervenir en ningún caso en este proceso.

A las oposiciones en las que su hija aprobó, también se presentó su yerno con idéntico resultado. A la hora de adjudicarles la plaza, Juli Fuster no se abstuvo como exige la normativa de buen gobierno del Ejecutivo autonómico y remata su Código Ético cuando confluyen intereses familiares.

Fuster formalizará hoy su dimisión al frente de la principal empresa pública de Balears, después de que el Tribunal Superior de Justicia le censurara por haber rubricado la exclusión de un aspirante en las oposiciones en las que su hija obtuvo la mencionada plaza, «incumpliendo su deber de abstenerse [...] por tener una relación de parentesco con las partes que intervienen» en dicho procedimiento.

El 26 de marzo de 2021, Juli Fuster firmó la resolución por la que se nombró personal estatutario fijo de la categoría de facultativo especialista de área de anestesia y reanimación dependientes del IB-Salut a las personas que habían superado el concurso oposición para cubrir plazas vacantes convocado en 2018. Entre los anestesistas a los que se adjudicó la plaza de funcionario figuraban su hija y el marido de ésta; ella para trabajar en el Hospital de Son Espases, y él en Son Llàtzer.

Juli Fuster firmó la adjudicación de plazas «por delegación de la consellera» de Salud, Patricia Gómez. En su caso, no delegó en otro cargo de la Conselleria pese a ser su hija y su yerno dos de los beneficiarios de la resolución.

La ley 4/2011 de la Buena Administración y el Buen Gobierno de las Illes Balears, en su artículo 36.I señala: «Los miembros del Govern y los altos cargos deben inhibirse o abstenerse de participar en la toma de decisiones en las que tengan o puedan tener intereses ellos mismos, sus cónyuges o personas unidas por análoga relación, y cualquier persona con vínculo de parentesco hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad».

Asimismo, la ley 2/1996 de Incompatibilidades considera una «infracción muy grave el incumplimiento del deber de inhibición o abstención en los casos en que una norma así lo exija».

Del mismo modo, el Código Ético aprobado por el actual Govern del Pacto y suscrito por el propio Juli Fuster, estipula que «existe conflicto de interés cuando los miembros del Govern y los altos cargos intervienen en las decisiones relacionadas con asuntos en los que confluyan al mismo tiempo intereses de su cargo público e intereses privados propios, de familiares directos o compartidos con terceras personas», debiendo en consecuencia «inhibirse o abstenerse» en tales decisiones o actos administrativos.

Perplejidad en el Govern

La actuación de Juli Fuster en las oposiciones de su hija ha causado perplejidad en el seno del Govern. Fuentes del Pacto califican lo ocurrido de «torpeza inaudita», y revelan que su salida del Ejecutivo «era insalvable». Esta mañana el director general del IB-Salut dará su versión de los hechos.

Compartir el artículo

stats