Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fractura en el rent a car ante la pretensión del Consell de limitar su flota

Las pequeñas y medianas empresas de alquiler de coches apoyan la iniciativa frente a la oposición frontal de los gigantes del sector

El Consell de Mallorca estudia limitar la flota de coches de alquiler. B.RAMON

La decisión del Consell de Mallorca de estudiar el fijar limites a la entrada en la isla de coches de alquiler ha puesto en evidencia una vez más la intensa división existente entre las pequeñas empresas de rent a car y los gigantes del sector. Mientras que las primeras, agrupadas en torno a la asociación AEVAB que preside Ramón Reus, dan su apoyo a esta iniciativa y reconocen haber mantenido contactos en relación a este tema con la citada administración insular, los segundos, agrupados en la patronal BALEVAL liderada por Othman Ktiri, alegan que a ellos no se les ha consultado una iniciativa de estas características, a la que se oponen con contundencia.

Ramón Reus, cuya organización forma parte de la federación PIMEM, se declara partidario de limitar la entrada de coches para alquilar en la isla «si se deja espacio para que todos puedan trabajar». En su opinión, la prioridad del Consell debería de ser dejar fuera de Mallorca a los alrededor de 50.000 vehículos que según esta asociación desembarcaban habitualmente cada verano para poder ser vendidos posteriormente en otros países europeos como coches de segunda mano, con el beneficio derivado del fuerte descuento con que se adquirían por los grandes rent a car.

El presidente de AEVAB denuncia que este negocio paralelo permitía que algunas grandes empresas alquilaran coches en Mallorca durante algunas semanas a precios irrisorios (incluso cinco euros por día), pese a que después se registraban penalizaciones a los turistas que encarecían el coste final. Reus señala que la Dirección General de Consumo del Govern ha recibido numerosas quejas en este sentido.

Este representante empresarial califica de absurda la situación que se llego a generar durante los veranos previos a la covid, cuando según sus cálculos se llegaron a concentrar hasta 100.000 coches de alquiler en la isla.

En su opinión, el Consell de Mallorca debería fijar un límite que mantuviera la flota de los rent a car en las dimensiones en las que se encuentra este verano, con un máximo de 45.000 a 50.000 coches. Hay que tener en cuenta que este año esta oferta se ha visto limitada por la escasez de automóviles derivada de la falta de semiconductores.

Pero si AEVAB es partidaria de esta regulación por parte del Consell, que nace de una propuesta de Podemos, BALEVAL se opone totalmente a esta iniciativa. Su presidente rechaza cualquier limitación, alegando que además no existe ningún estudio riguroso en el que se base la decisión de poner cupos ni del impacto económico que tendría, «algo que exige la Ley que se haga antes de abordar este tipo de medidas».

Othman Ktiri añade que «de hecho, los estudios que sí existen, especialmente el elaborado por el Govern, demuestran que la restricción al rent a car no tendría ningún efecto significativo sobre las congestiones ya que los vehículos de alquiler representan una mínima parte del parque móvil que circula por las islas».

Sobre este punto, afirma que esos mismos estudios defienden que los problemas de congestión del tráfico deben de afrontarse con una mejora del transporte público, especialmente el de carácter interurbano.

En cualquier caso, desde BALEVAL, que forma parte de CAEB, se descarta por ahora plantear acciones legales contra una iniciativa como la que está en estudio, al expresar el convencimiento de que el Consell de Mallorca finalmente no la aplicará.

Un aspecto que llama la atención es que Othman Ktiri, cuya patronal representa a un número más limitado de empresas que la de Ramón Reus, pero que al tratarse de las de mayor tamaño concentran con diferencia el volumen de vehículos de alquiler mas elevado, afirma que el Consell no ha mantenido el menor contacto con él a la hora de plantear esa iniciativa. En este sentido, señala que «nos ha sorprendido la noticia porque entendemos que se nos debería de haber consultado antes de anunciarlo. Esperemos que finalmente se nos dé participación activa en éste y en cualquier otro proceso que afecte al sector».

Por contra, el presidente de AEVAB sí admite haber mantenido contactos con los partidos que gobiernan en la citada administración insular para determinar si la medida es factible, y sobre este punto afirma que espera mantener una nueva reunión en breve. En su opinión, sí es posible marcar limitaciones, y recuerda que es algo que también se plantea en Eivissa y que está en vigor en Formentera.

Por lo que respecta a la marcha de la actual temporada, Othman Ktiri reconoce los problemas que el sector ha tenido para conseguir coches, pero pone en valor el esfuerzo que las empresas han hecho para poder atender la demanda existente y facilitar la movilidad dentro de la isla.

Ramón Reus aplaude especialmente que al haber un número inferior de vehículos en relación a los años previos a la pandemia, los precios se mantienen a un nivel aceptable para estas empresas, y se pueden mover entre los 45 y los 55 euros diarios entre los coches de pequeño tamaño, según indica.

Compartir el artículo

stats