El departamento de Salud ha matizado que el presunto golpe de calor sufrido la madrugada del miércoles por un trabajador de la comarca de es Raiguer fue en realidad una hipotensión (bajada súbita de la tensión arterial) también provocada por el intenso calor. 

Como se recordará, este trabajador comenzó a encontrarse mal a primera hora de la madrugada del miércoles y acudió a las urgencias del hospital de Inca donde, tras ser atendido, se le dio el alta a primera hora de la mañana.

Hasta el momento, ningún centro sanitario de las islas ha notificado ningún episodio de golpe de calor.