José María Rodríguez, a prisión

Empezará a cumplir la condena cuando el tribunal le cite

José María Rodríguez, cuando fue a declarar a la Audiencia por el caso Over.

José María Rodríguez, cuando fue a declarar a la Audiencia por el caso Over. / GUILLEM BOSCH

Jaume Bauzà

Jaume Bauzà

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de tres años y medio de prisión para José María Rodríguez por el caso Over. La sala ha desestimado el recurso presentado por el exlíder del PP, que queda abocado a ingresar en la cárcel tras esta resolución [lea aquí la sentencia].

Rodríguez fue condenado en 2019 por la Audiencia Provincial de Palma por un delito de prevaricación en concurso con malversación de caudales y falsedad en el marco del caso Over, una trama creada por el PP de Jaume Matas para pagar la campaña electoral de 2003 que le llevó al Consolat con dinero negro y diversos contratos públicos.

Rodríguez recurrió al Supremo la sentencia de la Audiencia para buscar su absolución o una rebaja de la condena que le evitara su entrada en prisión. Sin embargo, el alto tribunal ha desestimado las alegaciones planteadas por su defensa tales como una supuesta vulneración de su derecho a la presunción de inocencia o la excesiva cuantía de los años de condena por el delito de falsedad. Asimismo, se le impone el pago de las costas del proceso.

En aquel juicio de 2019 la Audiencia condenó al propio Matas a dos años y medio de prisión. Identificado como jefe de la trama, fue sin embargo sentenciado a una pena menor a la de Rodríguez al confesar las acusaciones de prevaricación, malversación y fraude. Con todo, el expresidente pudo conmutar la pena por el pago de una multa.

También confesó los hechos Daniel Mercado, dueño de Over Marketing, la agencia de publicidad contratada por el PP para diseñar aquella campaña electoral y que se benefició de cuantiosos descuentos, adjudicaciones públicas y pagos en B como contraprestación. El publicista arrepentido confesó los hechos y colaboró con la Fiscalía Anticorrupción, por lo que también evitó la cárcel con el pago de una multa.

Mantuvo su inocencia

En cambio Rodríguez mantuvo siempre su inocencia. El hombre que acumuló una enorme cuota de poder en Balears durante casi dos décadas entrará finalmente en prisión, aunque no lo hará de manera inmediata. El exlíder conservador, que durante la campaña electoral de 2003 era secretario general del PP en Balears y presidente en Palma, deberá esperar a que la Audiencia abra proceso de ejecución y le cite para entregarle el mandamiento de prisión. El proceso se activará cuando la sala reciba formalmente la sentencia del Supremo en la que ratifica la condena a 3,5 años de prisión.

El Supremo ha desestimado todas las argumentaciones planteadas por la defensa de Rodríguez, que reclamaba la libre absolución. Sostenía, entre otras consideraciones, que la diferencia entre la condena que le había sido impuesta a él y la que habían recibido Matas y Mercado, acusados que colaboraron con la justicia, había sido «espectacular».

También reprochaba que en la sentencia recurrida no hubiera sido probado que Rodríguez hubiera «intervenido físicamente en la manipulación de documento alguno, ni puede acreditarse que sea el autor de una falsedad ideológica sobre documento alguno». Del mismo modo, argumentaba la existencia de «una nueva dilación» que se sumaría a otras que en el pasado prolongaron el proceso más de lo debido y que la Audiencia ya contempló como una atenuante a la hora de formular su sentencia.

Sin embargo, el alto tribunal ha desestimado estas y otras motivaciones, y mantiene para Rodríguez la condena de tres años y medio de prisión. De este modo, el Supremo considera como hechos probados los mismos que reflejó la sentencia de 2019.

«Apariencia de contrato»

Los gastos de la campaña electoral que condujeron a Jaume Matas al Consolat en 2003 sobrepasaron la cantidad que legalmente podía desembolsar el PP de Balears. De este modo, el entonces presidente, en colaboración con Rodríguez y otros departamentos del Govern organizaron una trama para abonar a Mercado el pago de la campaña electoral «en dinero opaco (negro), en mano y en la sede del Partido, sin contabilizar en la correspondiente cuenta electoral el ingreso de dichas partidas opacas ni su salida, y sin que, por tanto, se comunicaran dichas operaciones a los órganos de fiscalización», reflejaba la sentencia.

Asimismo, el escrito declaraba probado —y ahora el Supremo lo ha confirmado— que cuando el exlíder del PP era conseller de Interior abonó a Mercado una factura de 9.048 euros con el concepto «creatividad de la imagen de la policía turística del Govern de les Illes Balear». Y afirmaba la sentencia que Rodríguez «decidió realizar esa apariencia de contrato para que se abonasen fondos públicos a Daniel Mercado en pago de deuda electoral, cumpliéndose así el pacto para el pago de parte de la campaña electoral con dinero de la Comunidad Autónoma de les Illes Balears».

La bala del Constitucional

La Fiscalía Anticorrupción pedía para Rodríguez cinco años de prisión, pena que la Audiencia Provincial rebajó hasta los 3,5 que han sido confirmados por el Supremo. En su día el Ministerio Público informó de que no pediría el ingreso inmediato del exlíder del PP en prisión hasta que el alto tribunal resolviera su recurso.

Al que fuera todo poderoso hombre del PP le queda la vía de recurrir al Constitucional, pero eso no le eximiría de empezar a cumplir su pena de prisión el día que lo dictamine la Audiencia Provincial. De este modo, Rodríguez ingresa en la lista de intocables de la política balear que cruza la puerta de la cárcel por la corrupción.

Suscríbete para seguir leyendo