Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inflación en Mallorca: Los precios de sandías y melones, por las nubes

En algunos supermercados de Mallorca se llegan a desembolsar hasta 2,75 euros por un kilo de estas frutas de agua estivales. «La semana pasada pagué 22 euros por una sandía grande»

Melón piel de sapo a 2,75 euros el kilo.

«La semana pasada pagué 22 euros por una sandía grande de más de 10 kilos», confiesa incrédulo Sebastià Ordinas, secretario general de Unió de Pagesos de Mallorca. Y no es el único, los precios de la fruta de verano están por las nubes. Las sandías y melones han experimentado un aumento de precio de entorno al 102% respecto al mismo periodo de 2021 si se consultan los datos del boletín semanal elaborado por el Ministerio de Agricultura. Este diario ha podido comprobar las cifras en euros en las que se mueven estas frutas refrescantes visitando diversos supermercados de Mallorca y ha llegado a encontrar que la sandía se vendía a 1,99 euros el kilo, si bien el precio medio que más se ha repetido es el de1,09. «Es una barbaridad que por un cuarto de sandía te pidan 4,48 euros», protesta una clienta habitual de un supermercado ubicado en Platja de Palma que no está enfocado sólo a turistas. Por el melón piel de sapo se pueden llegar a desembolsar 2,75 euros el kilo.

No son pocos los consumidores que empiezan a ver como un lujo consumir estos alimentos típicos de la dieta mediterránea. «Nos preocupa mucho porque nos consta que muchas personas de las islas han reducido bastante el consumo de frutas y verduras frescas por estos precios desorbitados, lo que supone un empeoramiento de la dieta y por extensión de la salud», subraya el presidente de la Asociación de Consumidores de Balears, Alfonso Rodríguez. 

Sandías a 1,99 euros el kilo.

¿Por qué han subido tanto estas frutas? ¿Hay visos de que bajen?

«Los agricultores apenas hemos aumentado sus precios respecto al año pasado», apunta Ordinas, «pese a tener también un incremento de costes para su producción. Por ejemplo, en electricidad, pues se necesita mucha para sacar agua», comenta. Guillem Adrover, director de Terracor, empresa dedicada al cultivo de frutas, verduras y hortalizas ubicada en Manacor, reconoce que sí han subido un poco los precios a la hora de vender su producto a grandes superficies y tiendas. «Funcionamos por la ley de la oferta y la demanda, no por precio de coste. Y este año los precios están algo más elevados, es algo que también viene condicionado por la península. Pese a ello, esta pequeña subida no nos compensa el incremento de costes que hemos tenido con los abonos, la gasolina, la electricidad o los fitosanitarios que empleamos. No estamos en pérdidas, pero no tenemos los márgenes de beneficio que necesitaríamos». No cabe duda de que donde se carga más el precio del producto en la cadena alimentaria es en la distribución y venta final, sectores también afectados por el aumento de los costes. Los precios de estas frutas de verano en supermercados e hipermercados llegan actualmente a multiplicar por tres, un 300%, al que tenían en origen, es decir, al que se paga al agricultor. Por ejemplo, si la semana pasada el productor vendía la sandía a 0,60 céntimos el kilo (es el caso de Terracor), hay supermercados que la está vendiendo ahora mismo a 1,99.

Uno de los motivos por los que se ha incrementado tanto el precio de la fruta de verano es el descenso de oferta que ha habido este año, «al menos en la península, en Mallorca no tanto, pero todo eso nos afecta a la hora de marcar precios». «En la península muchas explotaciones han dejado de planificar siembras», advierte Xisca Parets, directora de Cooperatives Agro-alimentàries, «por eso ha habido menos producto en el mercado», refiere. En otras zonas de España, las lluvias o las heladas también han pasado una mala jugada al campo, por lo que ha habido una bajada en la producción y en consecuencia una subida del precio. «Son muchos los factores que desincentivan la producción. Otro tema es también la falta de personal para trabajar foravila, cada vez es más difícil encontrar gente», protesta Adrover. 

Lo que sí ha pasado en Mallorca es que la ola de calor de junio ha adelantado la recogida de la fruta y algunas hortalizas. «Ahora hay un atasco de productos como el pepino o el melón, lo que va a suponer que en agosto quizá no haya existencias de los mismos o pocas y por eso es posible que el mes que viene estén aún más caros», vaticina Parets. Con el tomate también ha sucedido. 

Los productores consultados por este periódico piensan y esperan que en los próximos días y semanas los precios de los melones y las sandías vayan bajando. «Esta semana ya las estamos vendiendo a 0,50», confirman desde Terracor. 

Fruta más barata: Ecológica, local y sin intermediarios

Para el productor de agricultura ecológica Jaume Adrover sale más barato comprar un melón o una sandía ecológica, local y sin intermediarios. Ya sea comprando directamente a estos productores en el mercado, haciendo un pedido a domicilio o adquiriendo los productos en las tiendas propias de la finca. Por ejemplo, una sandía ecológica y local de 15 kilos de la tienda de la finca sa Teulera costaba ayer 12,50 euros. Esto supone un precio de 0,90 el kilo. En la finca está a 0,75. Pese a ello, en muchas ocasiones sale más barato comprar «naranjas de Chile que las de Sóller, por eso pensamos que debería imponerse por parte de la Administración una fiscalidad verde», opina Nofre Fullana.

Compartir el artículo

stats