Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Enaire garantiza que el centro de control aéreo no se moverá de Palma

El director general del gestor aeronáutico defiende la ampliación del edificio sin convencer a los trabajadores

Sala del Centro de Control de Palma. | DM

Ángel Luis Arias Serrano, director general de Enaire, se reunió el martes con el personal del Centro de Control y la Torre de Palma en un encuentro en el que defendió la ampliación de las instalaciones actuales, sin que convenciera al comité de los trabajadores de la región balear, que siguen reivindicando que se construyan unas nuevas fuera del recinto de Son San Joan. Asimismo, Arias quiso dejar claro que no se moverá a la plantilla fuera de la isla, justificándolo en la inversión que se hará para mejorar el servicio.

Arias, que mantuvo una actitud «dialogante», explican los representantes de los trabajadores, exhibió una presentación de las mejoras que se van a acometer —que no pueden difundir por considerarla Enaire confidencial—, incluyendo un aumento de plantilla, y comparándola con lo que supondría construir un nuevo edificio. «Se escudan en que la situación económica», por la crisis sanitaria, no posibilita llevarlo a cabo, explica Jordi Toledo, secretario del comité de empresa del Centro de Control y Torre de Palma. Arias y el equipo que le acompañó en su desplazamiento a Mallorca contrapuso los 120 millones que se necesitarían para una nueva infraestructura, frente a los 30 millones que se invertirán en la reforma y el equipamiento del centro actual en el aeropuerto de Palma. Sin embargo, Toledo califica de «parche» el plan que el gestor de la navegación aérea va a llevar adelante —se pasarán de 10.000 metros cuadrados a 15.000 metros cuadrados aumentando alturas—. Enaire también lo justifica en que «es tarde» para hacer un traslado.

«Si ahora llegamos tarde» para construir nuevas instalaciones es «por mala planificación de Enaire»

decoration

Por su parte, el comité de los trabajadores también hizo una presentación en la que repasaron cómo se ha pasado en el aeropuerto de Palma de 10 millones de pasajeros (las instalaciones que se van remodelar se inauguraron en 1989) a los 30 millones de 2019. «Es el triple de viajeros y se ha asumido con parches», insiste Toledo. «Creemos que si no se van a llevar el centro de control de Palma va a ser como que tiran el dinero», además de que «si ahora llegamos tarde es por una mala planificación» de Enaire.

Los trabajadores recuerdan que el de Palma es el único centro de control que se ubica dentro de las instalaciones aeroportuarias.

También estuvieron presentes en el encuentro los representantes de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), quienes hicieron hincapié en que quedarán aislados en la zona aire del aeropuerto y se les complicarán los traslados. Para solventarlo, Enaire y Aena están negociando para que se facilite el acceso mediante un túnel.

«Queremos participar con comisiones para tener poder de decisión», defiende Toledo. Enaire, por su parte, declinó hacer valoraciones de este encuentro en Palma.

Compartir el artículo

stats