Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ahorro de los baleares ha crecido un 10% en un año

Los depósitos en los bancos de los residentes en las islas alcanzan los 29.397 millones de euros durante el primer trimestre de 2022

El miedo ante las incertidumbres económicas lleva a los baleares a apostar por el ahorro. B. ARZAYUS

Los ciudadanos de Baleares tenían depositados en los bancos 29.397 millones de euros al cierre del primer trimestre del presente ejercicio. Ese valor es el más elevado de la historia por lo que a un periodo invernal se refiere, y supone un crecimiento del 10,4% (2.776 millones de euros más) respecto a las mismas fechas de 2021, según el último informe publicado por el Banco de España. Ese impulso se explica por un factor fundamental, según señalan los economistas consultados: el miedo de familias y empresarios ante una subida de los precios que parece desbocada y ante los efectos que puede llegar a tener la guerra en Ucrania.

La aparición de la covid y las restricciones a la movilidad que la pandemia conllevó hicieron que el ahorro de los baleares no dejara de crecer, una situación que durante el pasado año registró un nuevo impulso de la mano de las ayudas públicas que se abonaron a los sectores empresariales más afectados. Eso explica que se haya pasado de los 25.566 millones de euros en depósitos bancarios que se registraron en las islas durante el primer trimestre de 2019 a los 26.252 millones de las mismas fechas de 2020, para alcanzar los 26.621 millones en 2021 y los 29.397 millones de euros en la entrada en 2022, una vez pagadas ya las citadas ayudas.

Esta potente evolución al alza se explica por el fenómeno del ‘ahorro enjaulado’ (se consume menos al no poder gastar en ocio o viajes, por ejemplo, a causa de las restricciones, como sucedió durante la pandemia), aunque durante los últimos meses ha venido provocado por las incertidumbres existentes en torno a la situación económica. Es decir, las familias intentan ahorrar más ante el miedo que la inflación y el conflicto bélico están generando, y ello a pesar de la subida de los precios a la que se enfrentan.

Eso se hace extensible a las empresas, que han cobrado las subvenciones públicas aprobadas por los Ejecutivos balear y estatal, pero que están frenando inversiones tanto por la inestabilidad existente pese a la buena marcha de la industria turística como porque están a la espera de determinar los fondos europeos a las que van a poder acceder a la hora de desarrollar algunos proyectos, como los vinculados a la eficiencia energética o a las mejoras medioambientales.

La cifra del dinero ahorrado por los baleares ha sido durante este pasado invierno inferior a la del verano de 2021, cuando se alcanzaron los 30.251 millones de euros (un récord histórico absoluto), pero se trata de una situación habitual.

El valor más elevado de los depósitos bancarios de las islas se alcanza siempre durante el tercer trimestre de cada año, al aumentar los ingresos gracias a la actividad turística, para reducirse durante el primer trimestre, coincidiendo con el periodo de menor actividad económica del archipiélago.

Por lo que respecta al endeudamiento de los residentes en las islas con las entidades financieras, su valor se ha situado en los 34.817 millones de euros, lo que implica que su aumento está siendo notablemente más lento que el del ahorro. En concreto, el valor de los créditos vivos se eleva un 3%.

Hay un dato a destacar, y es que este importe de la deuda sigue siendo muy inferior a los más de 46.000 millones de euros que los baleares llegaron a deber a inicios de la anterior crisis de 2008, lo que refleja el enorme esfuerzo que a partir de ese momento las familias y empresas hicieron para sanear sus cuentas.

Un aspecto que es destacado por los economistas es que las empresas están viendo limitada su necesidad de endeudarse gracias a la potente inyección de ayudas económicas realizadas por las Administraciones públicas. Además, ya se ha indicado que mantienen paralizadas algunas de sus inversiones a la espera de determinar si van a poder contar con financiación de la Unión Europea.

Un aspecto a subrayar es que en estos momentos la situación entre los depósitos y el crédito balear está notablemente equilibrada, ya que si durante los años de la burbuja inmobiliaria se llegaron a deber a los bancos 2,4 euros por cada uno ahorrado, en estos momentos esa proporción no llega a 1,2 euros de deuda por cada uno en depósito.

Compartir el artículo

stats