Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las patronales admiten que los transportistas baleares apoyan un paro

Las organizaciones de transportistas califican de la situación del sector de «muy tensa» alegando que no ha hecho más que empeorar desde marzo

Imagen de la protesta de camioneros desarrollada en Palma en marzo. B.RAMON

La convocatoria de un paro en el sector del transporte de mercancías sería secundada en estos momentos por la mayor parte de los camioneros de las islas, según se reconoce desde las asociaciones empresariales de Balears que representan a este colectivo. Los presidentes de las organizaciones vinculadas a CAEB y PIMEM, Ezequiel Horrach y Jeroni Valcaneras respectivamente, admiten que la situación que se está viviendo en el sector es «muy tensa» debido a que el precio del gasóleo no ha dejado de crecer, a lo que se suma el retraso con el que el Govern está cumplimiento los compromisos adquiridos en marzo para que hubiera paz social en el archipiélago.

Los dos representantes empresariales coinciden en que el precio de los carburantes vuelve a ser inasumible para el transporte de mercancías, lo que está provocando tal nivel de descontento entre el sector que actualmente sería difícil convencer a los camioneros de las islas de que no respalden las movilizaciones que se están planeando a nivel estatal. Hay que recordar que en marzo los paros no fueron secundados en el archipiélago, con la excepción de una jornada de protesta en la que se colapso el tráfico en Palma.

El problema principal de los transportistas se tiene con el Gobierno central, al que se pide que aumente la bonificación para el gasoleo que usa el sector desde los 20 a los 40 céntimos por litro debido al encarecimiento que ha sufrido, entre otras medidas. Pero desde estas patronales se subraya que el Govern tampoco ha actuado con la celeridad suficiente como para ayudar a rebajar el descontento existente.

Horrach reconoce que su organización está intensificando los contactos con la conselleria de Movilidad para intentar que adopte medidas que beneficien al sector y reduzcan los niveles de malestar actuales. En este sentido, tal y como adelantó Diario de Mallorca, ayer se publicó en el BOIB la convocatoria para repartir tres millones de euros en ayudas entre los transportistas autónomos por parte de la conselleria de Trabajo.

Ahora está pendiente de que la de Movilidad haga otro tanto por un importe de 2,5 millones de euros para las empresas, y el presidente de la asociación de mercancías de CAEB insiste en que lo que se intenta garantizar es que, si esta cantidad resulta insuficiente, se pueda ampliar. Desde este departamento autonómico se apunta que esa convocatoria podría quedar publicada en un máximo de 15 días.

Además, Horrach critica que no se vean avances en relación a las peticiones para que se regule un nuevo sistema de descansos en las islas y para que se cree un centro logístico para el sector.

También Valcaneras se muestra muy crítico con la falta de desarrollo por parte de la conselleria de Josep Marí de los acuerdos que se alcanzaron el pasado mes de marzo. «No se ha hecho nada, y en muchos casos solo se lanzan balones fuera ante lo que pide el sector», lamenta el representante de PIMEM, que al igual que Horrach considera fundamental que se aborde el tema de los descansos de los conductores, dado que los barcos en los que viajan con las mercancías hacen el trayecto entre la península y las islas a cada vez mayor velocidad.

Desde estas patronales se reconoce que si finalmente se convoca un paro para finales de este mes o principios de julio en el conjunto del país, y es secundado en Balears, el impacto puede ser enorme en plena temporada turística.

Las grandes empresas comerciales están aumentando sus reservas de productos en Balears, especialmente los relacionados con la alimentación, ante el riesgo de que se convoquen nuevos paros en el transporte de mercancías, según se reconoce desde el sector. Hay que tener en cuenta que cada vez se ve más probable la convocatoria de protestas, hasta el punto de que desde el Govern se está en contacto permanente con el ministerio de Transportes y se van a plantear medidas para limitar el impacto en Balears con la Delegación del Gobierno.

Desde el gran comercio se señala que ante la experiencia adquirida en casos anteriores, en este momento se está trayendo más producto del habitual desde la península, con el fin de reforzar sus reservas, especialmente en el caso de la alimentación y la higiene, al ser las referencias sobre las que existe más riesgo de que los ciudadanos intenten hacer acopio.

Además, la asociación de distribuidores de alimentos de las islas reiteró ayer que dispone de reservas suficientes para afrontar un paro de cinco o seis días a la hora de servir los pedidos a restaurantes y hoteles.

Pese a ello, desde el sector del transporte se recuerda que la capacidad de almacenamiento en Balears es limitada, y que incluso alguna gran firma comercial necesita traer diariamente material desde la península para poder garantizar el abastecimiento de sus puntos de venta. Incluso se pone en duda que los distribuidores puedan disponer de reservas suficientes para hacer frente a un paro de más de dos o tres días.

Compartir el artículo

stats