El conseller insular de Movilidad e Infraestructuras, Iván Sevillano, recibió duras críticas por sus palabras en IB3 sobre la masificación en las carreteras de Mallorca: «Si insistimos en coger el coche hasta para ir a comprar el pan a la calle de atrás, tendremos las infraestructuras saturadas».

Además, el conseller añadió que «si cogemos el coche para todo y lo sumamos a los turistas del verano y a los vehículos de alquiler, llega un momento en que las infraestructuras dan para lo que dan». En este sentido, también habló sobre los partidos de la oposición que piden hacer otro carril: «Podemos hacerlo, pero después de un año estaremos en las mismas y no saldremos nunca».

Tuit de Amadeu Corbera, presidente del GOB.

Tuit de Amadeu Corbera, presidente del GOB. TWITTER

Los reproches no tardaron en llegar: «¿Este señor está pidiendo a los ciudadanos que pagan las carreteras que no circulemos para que puedan circular tranquilamente los turistas con los coches de alquiler?», «Ha querido decir: Mallorquines y mallorquinas, quedaos en casa para que los turistas puedan circular con más tranquilidad», «Se tienen que tener los huevos muy gordos para decirnos esto a los mallorquines habiendo destinado millones y millones de nuestros euros a hacer carreteras y autopistas en lugar de transporte público. Y doblemente gordos sabiendo que esto pasa cada año».

Antònia Salas, residente en Costitx.

Antònia Salas, residente en Costitx. TWITTER

Esta última frase, muy contundente, hacía referencia a la noticia de que más de 90.000 coches de alquiler llegarán a las islas este verano.

Sevillano no quiso hacer declaraciones a este diario sobre este tema aludiendo a que tenía muchas reuniones y estaba ocupado, pero sí puso una serie de mensajes en su perfil de Twitter en los que afirmaba lo siguiente: «Dado que intencionadamente, por parte de algunos, se está queriendo poner en mi boca palabras que no he dicho, lo aclaro para la gran mayoría silenciosa: en ningún momento he dicho que los residentes hayamos de hacer menos uso del vehículo privado a favor de los turistas. Es más, todo lo contrario. Soy un fiel defensor de establecer medidas para comenzar a limitar el número de vehículos de alquiler en Mallorca. Se ha de poner un tope ya, y en tal sentido hace ya unas semanas que públicamente lanzamos tal propuesta al resto de partidos. Queremos que sea una realidad. Es perfectamente compatible limitar el número de vehículos de alquiler en nuestra isla con desarrollar políticas que ofrezcan una alternativa viable también a los residentes, para poder reducir el uso del vehículo privado de manera global».

Un tuit criticando el centralismo de Palma.

Un tuit criticando el centralismo de Palma. TWITTER

Las explicaciones no fueron suficientes para muchos ciudadanos y piden «contundencia» al Pacto para que mejore «de una vez por todas» el problema de la movilidad en las islas. Antònia Salas, residente en Mallorca, le expuso un ejemplo claro al conseller de la realidad que viven muchos pueblos: «Costitx-Sineu: 8,4 km. En coche son 12 minutos. En transporte público, una hora y cuarto». Y añade: «O este hombre no usa el transporte público o no sale de Palma».

Esta última afirmación también ha sido una constante entre los mensajes sobre las declaraciones de Sevillano porque «los políticos tienen una fijación con Palma, pero hay vida más allá».

«75.000 coches de alquiler a disposición del turismo. ¿El problema? La gente que va a trabajar en su coche porque el transporte público (gestionado por ellos) es escaso entre poblaciones y centralizado por y para Palma», apostilla un vecino.