Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los controladores aéreos alertan de la falta de personal en Baleares

Ante el incremento del tráfico con niveles precrisis critican que la plantilla es insuficiente para el verano

Sala del Centro de Control de Enaire en Baleares Enaire

Vuelve la ansiada normalidad en la conectividad aérea y regresan también los viejos problemas que siguen sin resolverse. Los controladores aéreos alertan de que el tráfico aeroportuario está escalando ya a niveles previos a la crisis provocada por la pandemia, e incluso por encima y su plantilla sigue sin reforzarse, cuando estamos ante la que se prevé será otra temporada turística de récord en el archipiélago balear.

En el Centro de Control y la Torre de Control de Palma reinan las turbulencias porque a la movilización del comité de los trabajadores de Enaire, el gestor de la navegación aérea, que reclama una nueva sede fuera del aeropuerto, se suma las reivindicaciones de los controladores.

Como subrayan desde la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) la falta de personal se arrastra desde hace años, al menos una década. Es cierto que se van incorporando nuevos profesionales, pero otros se van jubilando y no se reponen sus plazas. Además, de que va incrementando la edad media de las plantilla. Son dos problemas endémicos también de otras regiones.

Y es más, se ha sumado otro problema por los dos años de pandemia, no ha sido posible ir formando a nuevos controladores porque no ha habido cursos ni ciclos de formación.

Por su parte, Antoni Capó, director de la Región Balear de Enaire, declaró a este diario que el centro y la torre de control dispondrán este verano de 11 controladores más, la misma dotación que en 2019.

Compartir el artículo

stats