Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro Mesquida: «Necesitamos un buen verano para superar el invierno»

El comercio lamenta que su reactivación sea más débil que la de la restauración o el ocio nocturno

Toni Gayá. Manu Mielniezuk

«Necesitamos que el verano sea bueno para poder superar el periodo invernal», afirma el presidente de la asociación de comerciantes de Jaume II, Pedro Mesquida. Sus homólogos en las patronales del comercio tradicional Afedeco y Pimeco, Toni Gayá y Antoni Fuster respectivamente, respaldan esas declaraciones al tiempo que lamentan que la reactivación de las ventas que está registrando su sector se encuentra a años luz de la potencia que está alcanzando en otras actividades como la restauración o el ocio nocturno.

Gayá y Fuster reconocen que la actividad en el comercio está mostrando una mejoría respecto a lo que sucedía durante la pandemia, pero a diferencia de lo que ocurre con otros sectores más relacionados con el ocio, las ventas que se están registrando en Mallorca siguen muy lejos de las que se producían antes de la aparición del coronavirus.

Ambos presidentes de patronales no ocultan que tras la salida de las restricciones, los consumidores han mostrado que tenían más prisa por poder salir a comer o a tomar una copa que por renovar su vestuario.

Es en este contexto que desde el sector se lamenta la decisión de las grandes empresas del sector de poner el cartel de las rebajas a partir del 24 de junio.

Colchón económico

Los tres representantes del sector comercial coinciden en subrayar la importancia que el verano tiene en los resultados de sus empresas, ya que el consumo turístico permite a muchas conseguir las reservas económicas suficientes para llegar hasta el Black Friday a finales de noviembre, que actualmente marca ya el inicio de la campaña navideña, e incluso superar la «travesía por el desierto» que se abre a mediados de enero y que se mantiene hasta la Semana Santa.

Además, Toni Gayá hace hincapié en que durante la pandemia la situación del comercio tradicional se ha agravado en un aspecto, y es en el fuerte aumento de las compras que se realizan por internet en detrimento de las presenciales en los establecimientos. Eso está provocando, según el presidente de Afedeco, que los únicos aspectos positivos de la insularidad (los negativos pasan por el aumento de los costes) hayan desaparecido, ya que Mallorca ha dejado de ser un mercado cerrado que permitía fijar estrategias comerciales diferentes a las de la península.

Compartir el artículo

stats