Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gran comercio avanza las rebajas al 24 de junio e indigna al pequeño

Las tiendas tradicionales califican de «ruina» el tener que aplicar descuentos cuando no se ha vendido ni un 20% de la ropa estival

Imagen de la campaña de rebajas del pasado verano. G. Bosch

Las grandes empresas comerciales tienen previsto iniciar las rebajas de verano el día 24 de junio, coincidiendo con la festividad de Sant Joan y adelantándose una semana al tradicional 1 de julio. Esta decisión ha generado la indignación del pequeño comercio mallorquín, que esgrime que en esas fechas «no se ha vendido ni un 20% de las prendas estivales» y que coincide con un momento en el que la demanda todavía no ha alcanzado su punto álgido gracias al turismo.

Las mayores firmas del sector, como El Corte Inglés o Inditex, planean poner en marcha la campaña de descuentos durante el día 24 del próximo mes para el conjunto del territorio nacional, al ser el último viernes del mes. Esta fecha no es festiva en el conjunto de las islas, pero sí en Palma, por lo que la apertura de estos grandes comercios se limitará a los que se encuentran en las calles del centro de la ciudad calificadas como zona de gran afluencia turística, como son Jaume III y es Born. Eso implica que las que quedan fuera de estos puntos, como las Avenidas, deberán esperar al sábado 25.

Además, hay grandes centros comerciales que se encuentran en municipios en los que el día 24 no será festivo, como es el caso de Marratxí, lo que hará posible que también elijan esa fecha para iniciar las rebajas estivales.

La decisión ha indignado a los representantes del pequeño comercio de las islas, hasta el punto de que durante los próximos días van a debatir si se suman a esta decisión o acuerdan esperar al 1 de julio, aunque se admite que resulta muy difícil no seguir los pasos de las grandes firmas.

El presidente de la calle Jaume II, Pedro Mesquida, advierte de que en cualquier caso los descuentos que se van a aplicar en esa fecha van a ser mínimos, especialmente en el caso de los bañadores, las bermudas o las prendas de lino, al ser unos productos cuyas ventas apenas se han iniciado antes de julio. Incluso es habitual que muchas de las prendas que se reciben para vender durante el periodo veraniego no se hayan recibido todavía a finales de ese mes, lo que implica que se tendrán que ofrecer con descuento cuando no han pasado ni un solo día en los estantes.

«Es una ruina»

La decisión de las grandes firmas es calificada como «una ruina» y «absurda» tanto por Mesquida como por el presidente de la patronal del comercio tradicional Afedeco, Toni Gayá. Ambos coinciden en que para una región turística como Balears la campaña de descuentos debería de demorarse al menos hasta el 15 de julio, para aprovechar así el aumento de la demanda derivada de la llegada de los turistas. Hay que tener en cuenta que la decisión de las grandes firmas comerciales supone poner el cartel de las rebajas cuando solo se llevan cuatro días del verano.

Eso hace que se pronostique que los recortes que inicialmente se aplicarán en los precios por parte de las pequeñas tiendas apenas superarán el 10%, con la excepción de los restos de la ropa de temporadas anteriores o algún producto del invierno.

Sobre este punto, desde las grandes superficies se justifica su decisión recordando que se trata de una campaña comercial de ámbito estatal, y que no tiene sentido demorar la aplicación de los descuentos en Balears cuando los clientes de las islas podrían acceder a ellos realizando las compras por internet. Además, en su caso se asegura que los descuentos que se van a aplicar serán potentes, como viene siendo habitual durante los últimos años al margen de la fecha en que comienzan a aplicarse.

Pero la fecha elegida levanta ampollas en el comercio tradicional por otro motivo: el 24 de junio es festivo en Palma, por lo que la actividad se va a limitar a la zona centro de la ciudad que es la única en la que las grandes empresas pueden abrir todos los días del año. La duda radica todavía en si las pequeñas tiendas de esas calles se animarán a abrir durante esa jornada, aunque algunas ya anuncian que su intención inicial es no hacerlo. Pero no es festivo en otros municipios como Marratxí, donde hay grandes centros que podrán abrir sus puertas sin restricciones. Eso puede hacer que las ventas del primer día de rebajas estivales queden en manos de unas pocas grandes empresas, siendo una de las jornadas más importantes de esta campaña.

Domingo con apertura

Hay otro elemento que este año favorece a las grandes firmas comerciales, y es que el 26 de junio, domingo, ha sido incluido por el Govern en la lista de festivos con apertura autorizada durante este año, una fecha en la que el pequeño suele optar por permanecer cerrado.

La inclusión de ese día en el calendario de aperturas se produjo precisamente a petición de las grandes superficies comerciales, que tradicionalmente reclaman que se incorpore el primer domingo de cada periodo de rebajas, de ahí que sus responsables expresen su extrañeza ante el hecho de que las patronales del pequeño comercio se sorprendan ahora ante su decisión de iniciar la campaña estival de descuentos sin esperar al mes de julio.

Compartir el artículo

stats