El exjefe de Trauma de Son Llàtzer achaca su cese a la insistente petición de más recursos

«No he conocido (...) ni mucho menos permitido ninguna irregularidad en las ‘peonadas’», subraya

El doctor José María Rapariz.

El doctor José María Rapariz. / redacción. Palma

Redacción

A raíz de su reciente destitución como jefe del servicio de Traumatología del hospital de Son Llàtzer, el doctor José María Rapariz, da su versión de los hechos: «El pasado día 17 de mayo de 2022 fui cesado como jefe del servicio de Traumatología del hospital Sont Llàtzer, alegando para ello la dirección del hospital una pérdida de confianza, pero no la existencia de irregularidades o mala gestión por mi parte. Más allá de la subjetividad que supone la retirada de la confianza no existe motivo o causa objetiva», comienza.

«Durante el desarrollo de mi labor al frente de la jefatura no he conocido, ni mucho menos permitido y/o fomentado ninguna irregularidad, ni en las peonadas, ni en ningún otro aspecto relacionado con el servicio de Traumatología», continúa.

«Al contrario, pese a la evidente falta de medios materiales y personales con los que contamos, en todo el tiempo que he permanecido al frente he tratado de gestionar de la mejor manera posible el servicio de Traumatología. Insistiendo ante la Dirección del Hospital de forma reiterada en la urgente necesidad de paliar todas esas carencias, para ofrecer a los ciudadanos un servicio público de calidad», diferencia.

«Esa persistencia en mis reivindicaciones en aras de la mejora del servicio es el único motivo real de mi cese, que ahora se quiere disfrazar de una presunta pérdida de confianza y, para ello, se haga llegar a los medios de comunicación una versión interesada y totalmente alejada de la realidad. Amigos y compañeros de todos los estamentos sanitarios me han transmitido su apoyo. De igual manera que muchos pacientes también me han hecho llegar su agradecimiento, ante lo que consideran un cese injustificado y carente de fundamento objetivo», concluye.