Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hoteleros confirman el buen verano en precios y ocupación y con el lujo al alza en Baleares

Los empresarios celebran que se cumplen las previsiones con el archipiélago liderando la recuperación entre los destinos españoles, e incluso por encima de 2019 - La otra cara de la temporada, un aumento de costes «brutal», la comida sube casi un 20 % por establecimiento

Javier Muñoz (Iberostar), María Frontera (FEHM), Pedro Noguera (HM) y Bepis Román (Garden). | GUILLEM BOSCH

Lo que se barruntaba incluso desde el verano pasado en el archipiélago, la recuperación de las reservas, se está confirmando a finales de mayo: los empresarios no solo mantienen sus buenas previsiones para la temporada 2022 tanto en los precios como en las altas ocupaciones, sino que hay zonas en las que se prevé superar los resultados de 2019. Y el turismo de lujo sigue al alza.

Baleares, que sigue despuntando frente al resto de destinos españoles, también enfrenta la otra cara de la temporada: un aumento de costes «brutal», que se refleja además de en la energía «sobre todo» en la comida de los hoteles. La cesta de la compra se ha disparado casi un 20 % en los establecimientos de cinco estrellas.

Representantes del sector hotelero participaron este jueves en el ‘Gran debate hotelero Mallorca’, moderado por Carlos Díez de la Lastra, consejero delegado de la institución universitaria Les Roches, organizado por el Grupo Vía, en el hotel Meliá Palma Marina. Además de analizarse el optimista escenario de la recuperación, en la tercera temporada de la pandemia, no dejó de planear la problemática para cerrar las plantillas, otra consecuencia de la crisis sanitaria con la que están lidiando los empresarios.

«Ya veíamos desde el verano pasado», a pesar del entorno de crisis, «una recuperación en las reservas», observa Javier Muñoz. Para el director de Operaciones EMEA (Europa, Oriente Próximo y África, por su sigla en inglés) de Iberostar, cómo ha arrancado el año confirma las buena previsiones , que «se están cumpliendo en precio y también en ocupación», así como con la tendencia de las reservas de última hora. «Esperamos un verano aún mejor», confía Muñoz, y aunque habrá destinos que no irán como en 2019 y sigan planeando la incertidumbre y la guerra en Ucrania, cree que Baleares será uno de los que mejor se comportarán en España.

Desde HM Hotels, su director de Explotación, Pedro Noguera, comparte el optimismo por cómo ha arrancado la temporada, y mentando la «cautela», la «responsabilidad» con la que el sector se ha adaptado a las coyuntura cambiante, con el apoyo de las políticas adoptadas por la Administración, considera que ha sido «un éxito» la generación de confianza para que los turistas sigan confiando en Mallorca.

El impacto que supuso la irrupción de la covid-19 también estuvo presente en las dos mesas de análisis. Solo hace dos años que se vaciaban los hoteles y después llegó el plan piloto con el que la isla se abrió el turismo y en el que Garden Hotels participó, recuerda Bepis Román, su responsable de Explotación. «Nos parece que hemos llegado a la plena normalidad», afirma como representante del sector que ha sabido reaccionar «más rápido»

Las previsiones —continúa Román— son «mucho mejor» que las que se hicieron a finales del año pasado, «siempre que no haya sorpresas» y en destinos como Alcúdia, Playa de Muro o Eivissa superan a las de 2019, mientras que en otras zonas, como Cala Ratjada o Cales de Mallorca «aún estamos sufriendo».

Mayor demanda

Para el director de Operaciones de Palladium, Raúl Benito, lo que viene esta temporada serán resultados que superarán a los de 2019 tanto en precios como en ocupación. También María Morales, directora de Operaciones de Palma de Meliá, destaca «las bondades» de Balears, como su seguridad —«hemos ganado terreno a los destinos competidores del Mediterráneo—, razón por la que la demanda «sube por encima de la media». A los distintivos del archipiélago hay que sumar la sanidad, apunta Jordi de Guzmán, director de Operaciones en Balears de Bahía Príncipe (Grupo Piñero).

La pandemia también trajo, recuerda María Frontera, presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), un incremento del turismo de lujo motivado por la preferencia de quedarse en destinos cercanos, y el archipiélago fue refugio para los viajeros de alto standing, como se vio «con la llegada masiva de jets» que sigue en alza».

La líder hotelera subraya que el efecto del segmento prémium se está extendiendo también a la oferta complementaria y el turismo activo, además de que en Miami, donde participó a finales de marzo en unas jornadas de promoción de Turespaña, con motivo del vuelo directo de Palma-Nueva York de United Airlines (se inaugura el próximo viernes 3 de junio), los agentes estadounidenses solo demandaban la oferta más elevada. Las habitaciones de más alta gama son las que se reservan primero, apunta Román.

Cesta de la compra hotelera

En el otro lado de la balanza, los hoteleros colocan el aumento «brutal» de los costes. «Hicimos una previsión del 35-40 % de gasto energético y nos quedamos cortos», reconoce el representante de Garden. «Era un brindis al sol», apostilla Muñoz. El directivo de Iberostar señala que «lo más grave son los costes directos», sobre todo de la comida. «La cesta de la compra de un hotel de cuatro estrellas ha subido un 15 % y en el de cinco estrellas casi un 20 %; es «una cosa muy dolorosa». Con este panorama «las cuentas de resultados van a sufrir» y se perderá «algo de rentabilidad».

FRONTERA, A LA DEFENSIVA POR LA LEY DE TURISMO

La reforma de la Ley de Turismo estuvo presente este jueves en el debate protagonizado por el sector hotelero en Palma que organizó el Grupo Vía. A la hora de analizar el reposicionamiento de la planta hotelera balear —queda pendiente un 38 % de dar ese salto— y el efecto de la crisis de la covid-19 en los planes de reformas, María Frontera recordó la normativa que «acompañó» antes de que gobernara el Pacto, y la inversión de 2.000 millones en remodelar establecimientos. Además de que las licencias de obras se demoran más de dieciocho meses e incluso dos años y medio, cuestionó la presidenta de la Federación Hotelera, ahora los empresarios tendrán que ver cómo se adaptan a la ley que se va a aprobar en Baleares. «Son connotaciones negativas que no me gusta mencionar, pero están ahí», como «el decrecimiento». A los empresarios un «tema intrusivo no nos gusta tanto», agregó, sin sacar a colación la moratoria de nuevas plazas, pero sí mencionando las medidas en circularidad que incluye la norma y Garden puso en marcha «desde 2015». Por otro lado, los empresarios valoraron cómo les ha sorprendido gratamente «la explosión» de la demanda de los clientes locales en los hoteles durante la pandemia, personas acostumbradas a viajar al extranjero y que durante los fines de semana han optado por alojarse en la oferta isleña, repasó Javier Muñoz, director de Operaciones EMEA de Iberostar. En el mismo sentido se pronunció Pedro Noguera. «En cuestión de tres años se ha triplicado el volumen de negocio», tendencia que en opinión del director de Explotación de HM Hotels «ha venido para quedarse». Otra cambio, apuntado por Bepis Román, de Garden Hotels, viene de la apuesta por los productos locales. «Pronto empezaremos a negociar las camas con los turoperadores y melones, sandías, etc., con los agricultores».

Compartir el artículo

stats