Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Alfonso Bauluz: "Nos gusta que nos mientan, que nos digan que nuestro equipo fue mejor"

El presidente de Reporteros Sin Fronteras España afirma que "la clave es que haya ciudadanos que sepan que la buena información tiene un coste"

Alfonso Bauluz, presidente de Reporteros Sin Fronteras. Efe

Periodista con una dilatada experiencia internacional y en la cobertura de conflictos bélicos incluyendo Argelia, el Sahara Occidental e Irak, está al frente de Reporteros Sin Fronteras España desde marzo. Ofrecerá hoy en la Fundació Sa Nostra (20:00 horas) una charla sobre la cobertura de conflictos bélicos invitado por el Sindicat de Periodistes de Balears (SPIB).

¿Qué le parece la cobertura que se está haciendo desde Ucrania?

A pesar de la precariedad y la falta de medios , la cobertura en líneas generales es bastante buena. Gracias a la profesionalidad de los periodistas allí destacados. Muchos han viajado con falta de equipos de seguridad. Tanto en España como en Leópolis, nosotros hemos facilitado chalecos y cascos a los periodistas desplazados, sobre todo a los 'freelance'. Algunos 'freelance' han ido sin apenas sin encargos o sin el soporte de algún medio que les brinde apoyo. Pero en términos generales, el resultado informativo ha sido excelente porque tenemos excelentes periodistas especializados en la información de conflictos.

No sé si con anterioridad ha habido una cobertura tan amplia de un conflicto. ¿Por qué nos interesa tanto lo que ocurre en Ucrania?

El precedente de máxima atención fue la invasión de Irak. En aquel caso fue porque el invasor fue Estados Unidos, y en este caso porque es Rusia, una potencia nuclear que invade a su vecino en Europa. Eso lo ha convertido en un acontecimiento de enorme magnitud y que ha concitado mucho interés. Una de las cosas que observamos es que hay muchos periodistas jóvenes, de una generación nueva del siglo XXI. Son los que están sobre el terreno, además de veteranos con mucho recorrido.  

Parece que allí hay dos tipos de periodistas: los que están apoyados por grandes medios y los se juegan la vida en condiciones muy precarias.

Sí. Aunque esto no es nuevo, cuando hay un conflicto de esta envergadura hay muchos que tienen la inquietud de narrar los acontecimientos que marcarán una época. Esta es la guerra de una generación y muchos de ellos son noveles que no cuentan con el respaldo de un medio.

¿Recomienda a un periodista que viaje por libre a una zona de conflicto?

El 'freelance' escoge qué cobertura y trabajo hacer, como por ejemplo fotógrafos que eligen el tipo de cobertura y el lugar, sea Ucrania o Afganistán. Lo que recomendamos es dotarse de equipos de seguridad, viajar con un seguro y contar con el respaldo de algún medio que va a adquirir el trabajo que tú haces. 

¿También en este conflicto los periodistas son uno de los objetivos a batir?

Sí. Lo hemos visto con el asesinato de una periodista rusa que trabajaba en un portal de investigación y que había estado en el entorno del opositor Navalny. También ha habido tiroteos, asesinatos, secuestros y chantajes. Los rusos han encontrado a periodistas a los que someter a presiones, ha disparado a periodistas claramente identificados y la fiscalía ucraniana tiene contabilizados a 23 periodistas ucranianos muertos. 

Los periodistas hablan mucho de los demás y poco o nada de sí mismos. ¿Afecta a la salud mental semanas de cobertura en una zona de conflicto? ¿Cómo están los profesionales que están volviendo de Ucrania?

Todos los conflictos pasan una factura y todo el mundo lidia con este problema como puede. En Reporteros Sin Fronteras sabemos que el apoyo psicológico es de lo que más aprecian los periodistas, nos lo agradecen y estamos viendo la manera de instituir mecanismos de asistencia psicológica a quienes lo requieran, pero estamos todavía en una fase inicial. Es uno de los apoyos que los medios pueden ofrecer a sus periodistas y colaboradores. 

¿Por qué el periodista Pablo González lleva ya tres meses en una prisión de Polonia?

Las acusaciones que hoy [por el miércoles] han dado pie a que se renueve otros tres meses su prisión están sometidas a un secreto que hace imposible saber en qué consisten. Es una decisión que nos ha sorprendido y que no esperábamos. Nos preocupa que en un país de la Unión Europea alguien pueda ser encarcelado sin haber recibido asistencia jurídica como fue el caso de Pablo hace tres meses. Desde el minuto uno hemos exigido a las autoridades polacas que demuestren sus acusaciones.

¿El Gobierno español está haciendo todo lo que puede o todo lo que debe para ayudarle?

Sé que el ministro Albares se entrevistó con el ministro polaco de Asuntos Exteriores, y tanto la ministra de Defensa como el presidente del Gobierno fueron interpelados por los grupos parlamentarios. El presidente refirió que tenía un petición de ciertas reservas respecto a parte de la información. No sé si eso afecta a la posición política. Me consta que tiene asistencia consular. 

La precariedad se ha enquistado en muchas redacciones de España. 

Una de las razones por las que España retrocede tres puestos en la Clasificación Mundial de Libertad de Prensa que hacemos nosotros, bajando del 29 al 32, es precisamente por un entorno económico muy desfavorable para unos medios robustos e independientes. La alta concentración de medios audiovisuales, el hecho de que sea muy difícil un proyecto independiente viable económicamente y la precariedad que atañe al conjunto de los periodistas configuran un entorno muy débil para el periodismo. 

¿Y qué tiene que pasar para que periodismo deje de ser sinónimo de precariedad?

Cuando nos preguntan por qué los países escandinavos están siempre a la cabeza de la clasificación, es porque ellos defienden la libertad de prensa. Y una de las maneras de defenderla es pagando y manteniendo su independencia económica para que no estén sometidos a intereses políticos o económicos. La clave es que haya ciudadanos que quieran tener buena información y que en consecuencia sepan que esos servicios tienen un coste.

Los ciudadanos exigen esa información de calidad pero buena parte rechaza pagar por leerla en internet. ¿Falta un cambio de mentalidad?

Es un cambio generacional. Quienes crecimos con la suscripción en papel y otros métodos de pago que hoy están anticuados es una generación que no entiende que hay que pagar los contenidos digitales. La gran mayoría de los periódicos, sobre todo internacionales, están haciendo ofertas muy económicas, de dos o tres euros a la semana, cuatro al mes, es poco dinero y a cambio tienes información de primera calidad en diarios de primera magnitud. 

¿Cómo combatir las 'fake news' que se difunden masivamente en redes sociales?

Con educación desde la infancia. Pero luego hay un problema, y es que nos gusta que nos mientan. Que nos digan que nuestro equipo fue mejor y que el penalti fue justo. Tenemos un problema hasta que no entendamos que la información no tiene que ajustarse a lo que nos gusta sino a lo que es, sin más. Nuestro informe global también señala esa confusión entre información y opinión, que es mortal. Porque para los medios es muy barato producir opinión y mucho más costoso producir información.

Esas redes sociales también son fértiles en insultos y amenazas a periodistas. ¿Les preocupa?

Nos preocupa mucho el ciberacoso, especialmente a las colegas, porque es una manera de anular profesionalmente a alguien y tratar de impedir el libre ejercicio de la profesión periodística o la discrepancia. Lamentablemente hay quien no se da cuenta que las amenazas y las injurias son tipos penales que valen para lo que nosotros escribimos en los periódicos, que procuramos no hacerlo porque conocemos las consecuencias que tiene. La gente se cree que puede injuriar y amenazar impunemente en las redes sociales y eso no será así. El anonimato de muchos de ellos no ayuda a corregir esa situación. Pero por desgracia a veces la gente da rienda suelta a sus frustraciones parecido a lo que ocurre en algunos campos de fútbol. 

¿Cuáles son sus principales objetivos al frente de Reporteros sin Fronteras?

El objetivo principal es robustecer Reporteros después de una pandemia que ha supuesto un desgaste importante para la organización. Nuestra misión es defender la libertad de prensa y de información, y tratar de hacer entender que es muy importante la existencia de periodistas sobre el terreno. Como ha quedado demostrado en Bucha, por ejemplo, donde los crímenes de guerra han sido documentados por los periodistas y esperemos que la pruebas acumuladas acaben incriminando a sus responsables. Y contribuir a crear un ecosistema mediático sostenible y respetuoso con la pluralidad, con rigor y de acuerdo a la ética periodística. 

Compartir el artículo

stats