La consellera de Salud y Consumo, Patricia Gómez, negó ayer que se estén cerrando camas en los hospitales de las islas por falta de enfermeras, sino porque «se adaptan en función de las necesidades» y en los meses de verano baja la actividad en lo que se refiere a patologías que precisen de un ingreso. «No podemos tener plantas de camas abiertas y vacías de pacientes», añadió.

Así lo expresó Gómez, durante una comparecencia en la Comisión de Salud del Parlament, después de que la diputada del PP Isabel Borràs asegurara que ayer se habían cerrado 30 camas en el Hospital de Son Espases por falta de enfermeras. Este es uno de los temas que la consellera trató durante su comparecencia, a petición propia, para explicar las acciones más importantes que se han llevado a cabo en los últimos meses en materia de salud mental, atención primaria y promoción de la salud. A su juicio, se trata de «proyectos ambiciosos y amplios en los que participan muchos profesionales».

En cuanto a la situación de atención primaria, destacó que el Servicio de Salud ha elaborado el Plan Estratégico de Atención Primaria 2022-2026, con el que se quiere garantizar la sostenibilidad de la atención primaria, ofrecer una atención integral y de calidad que aporte valor, avanzar en la transformación digital e impulsar el desarrollo profesional, la investigación y la innovación. «Estos aspectos nos deben permitir avanzar hacia una nueva manera de trabajar en red y hacia una mayor participación de los profesionales y de los ciudadanos en la toma de decisiones», dijo Gómez, quien destacó que la atención primaria ha sido «un muro de contención» frente a la pandemia y sus profesiones «un dique».

En este punto, insistió en que atención primaria es una «prioridad» para el Govern balear, aunque admitió que hay «carencias» todavía en lo que se refiere a la cantidad de profesionales, especialmente de médicos.

Salud mental

Respecto a la salud mental, señaló que el proceso para elaborar el nuevo Plan de Salud Mental 2023-2029 ha empezado y que el Comité Técnico Interinstitucional ya se ha reunido en tres ocasiones desde su constitución en abril. Actualmente, el grupo analiza todos los recursos existentes, las posibles duplicidades de servicios y los nichos donde hay carencias sin cubrir para identificar las necesidades de cambio. «La finalidad es promover una visión compartida, transversal y global de la atención que garantice el proyecto de vida de las personas que sufren o puedan sufrir algún problema de salud mental, y facilitar su detección, evaluación, asistencia e integración socioeducativa y laboral», indicó la consellera.

También se refirió al Plan de Prevención, Actuación y Abordaje de la Conducta Suicida, que prevé mejorar la prevención, la detección y el abordaje de la conducta suicida. Además, Gómez recordó los servicios asistenciales que se han puesto en marcha o que se han reforzado en atención a la salud mental, como por ejemplo la Unidad de Hospitalización y el Hospital de Día para la Atención a la Patología Dual (UPD).

Intervenciones de los grupos

En el turno de intervención de los grupos parlamentarios, la diputada del PP Isabel Borràs expresó su «decepción» porque la consellera «ha hecho un relato de lo que ya sabían». También cuestionó cómo se van a implementar todos estos planes que detalló la consellera «si solo tenemos cinco minutos por enfermo y una demora media de una semana».

Por su parte, la diputada de Unidad Podemos Antònia Martín destacó la importancia de tener profesionales de referencia en atención primaria, así como reducir los días de espera. «Estamos mejor que otras comunidades, pero no podemos bajar la guardia y disminuir los esfuerzos», señaló.

Desde el Grupo Ciudadanos, el portavoz adjunto de la formación en el Parlament, Juanma Gómez, consideró que «la cuestión preocupante» de los profesionales de atención primaria «no es solo que falten 300 médicos», sino que «se jubilarán muchos y la tasa de reposición baja».

La diputada de Vox-Actúa Baleares Idoia Ribas aseguró que Balears «se encuentra a la cola en España» en sanidad y «lidera la ratio de pacientes por médico y el Govern no hace nada por remediarlo». En este punto, censuró que el Ejecutivo balear pone dificultades al pedir requisitos lingüísticos a los profesionales y con una retribución que no contempla la insularidad.