El sector profesional de los instaladores eléctricos ha crecido en casi un 20 por ciento en los últimos cuatro años, lo que se está traduciendo en la creación de nuevos puestos de trabajo estables y de calidad. El crecimiento del sector fue destacado ayer por el vicepresidente del Govern, Juan Pedro Yllanes, que mantuvo una reunión con los representantes de este sector profesional, al que considera prioritario para lograr diversificar el modelo productivo y el cambio energético de Baleares.

Yllanes, acompañado del director general de Transición Energética, Pep Malagrava, mantuvo una reunión con el presidente y vicepresidenta de la asociación Asinem, Javier Piña y Neus Sastre. Un encuentro en el que se analizó el objetivo que impulsa el Govern para conseguir la transición energética, que pasa por la especialización del sector con la formación de instaladores para llevar a cabo el proceso de electrificación.

Según detalló el Govern, apoyándose en las cifras que facilitó este sector industria, desde 2018 hasta la fecha el número de negocios dedicados a las instalaciones eléctricas creció un 18.6 por ciento. Es una actividad profesional que está moviendo alrededor de 561 millones de euros, a través de las instalaciones eléctricas, fontanería y otras especialidades profesionales.

Ante estos buenos datos de crecimiento, el vicepresidente Yllanes señaló que «estamos viviendo cómo el sector de instaladores vive un impulso importante». Por todo ello, el 37% de empresas han tenido que aumentar la plantilla en 2022, según los datos de la encuesta estratégica de la asociación Asinem de 2022. Basándose en estas cifras de crecimiento, el vicepresidente señaló que «hay que poner en valor el hecho de que no sólo se estén creando puestos de trabajo en nuevos sectores productivos relacionados con la energía y la industria, sino que éstos son de calidad, calificados y estables. Estamos dando pasos para la diversificación del modelo productivo de Baleares, una diversificación necesaria y que en el caso de la transición energética se encuentra en un proceso de incremento constante que esperamos que se mantenga en el tiempo». Asimismo, Yllanes también indicó que desde 2028 se han puesto en marcha un conjunto de convocatorias destinadas a actuaciones en materia de instalaciones energéticas, mejoras de eficiencia y movilidad eléctrica por un valor superior a los 77 millones de euros.

El presidente de Asinem, Javier Piña, aseveró que «sin instaladores no se puede garantizar la transición energética». También recordó que «necesitamos capacitación e inversión. Ser visionarios para formar e invertir. Es necesario que se realicen campañas para un cambio de visión y de valoración de la profesión de las instalaciones, sin olvidar que nos estamos dejando el 50% de la población de género femenino. Si no somos capaces de cubrir esta demanda, el mercado se ocupa de realizarlo sin garantías».