Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los boticarios que una sentencia judicial les quite la farmacia estarán primero en la lista del Govern

El Parlament enmienda, mediante una ley cajón de sastre, un error en la Ley de Farmacias que dejaba a muchos titulares de botica indefensos

Los boticarios que un litigio les quite la farmacia estarán primero en la lista. EFE

Un error en la Ley de Farmacia dejaba a decenas de boticarios del todo indefensos cuando la concesión de su farmacia por parte del Govern era recurrida por otros profesionales y la Justicia anulaba la adjudicación. Ayer el Parlament aprobó una ley cajón de sastre, que emana de un decreto para modificar normativa muy diversa que especifica que los farmacéuticos que estén sin su farmacia concedida, por culpa de una resolución Judicial, serán los primeros de la lista en los nuevos procesos de adjudicación.

De esta forma, según la ley aprobada ayer por la cámara autonómica, se establece que mientras un adjudicatario de una botica tenga un litigio pendiente sobre su adjudicación o bien una sentencia firme anula la concesión otorgada, el Ejecutivo le facilitará una botica en un núcleo de población cercano a la anterior concesión, con la finalidad de evitar perjuicios.

La Ley de Farmacia del Govern no tuvo en cuenta que los procesos judiciales sobre estas adjudicaciones se pueden alargar en el tiempo y mediante un decreto primero y ahora una ley, que se ha convertido en cajón de sastre, acuerda resolver esta cuestión que dejaba a decenas de titulares de farmacia indefensos.

Hay que tener en cuenta que las adjudicación de farmacias generan numerosos litigios. Se calcula que en estos momentos hay una veintena de litigios en marcha para resolver las adjudicaciones de diferentes farmacias realizadas por la conselleria de Salud del Ejecutivo autonómico durante las dos últimas legislaturas.

De esta forma, la nueva ley especifica que «en el supuesto que un titular de oficia de farmacia se haya visto obligado a cerrarla o incluso se le ha impedido abrirla debido a que se ha declarado nula la adjudicación a su favor por una causa judicial firme, siempre que sea por una causa no imputable a él mismo, podrá elegir una de las farmacias de la lista de su zona farmacéutica en un plazo de 15 desde que la resolución judicial que anule la concesión».

Renuncia a demandar al Govern

Todo ello, siempre que el farmacéutico afectado renuncie a reclamar por perjuicios económicos contra el Govern por haberle concedido una farmacia que no puede abrir a raíz de que la Justicia declare nula la concesión.

La nueva normativa farmacéutica también establece el criterio a seguir en el caso que sean varios los boticarios que se queden en esta situación y elijan una misma farmacia. En este caso tendrá preferencia el titular de una oficina cerrada que esté en el mismo término municipal que la otorgada en un principio. También se tendrá en cuenta la mayor experiencia profesional en el caso de varios boticarios en la misma situación que opten a una determinada oficina.

Compartir el artículo

stats