Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los transportistas no encuentran camiones para renovar su flota

El sector acusa la misma problemática que los taxis al tardar los concesionarios de nueve a doce meses en servir los nuevos automóviles

La protesta por el encarecimiento de los carburantes ha provocado retraso en los repartos. Manu Mielniezuk

El sector del transporte de mercancías no es ajeno a la grave problemática a la hora de sustituir sus vehículos antiguos o averiados. La escasez de suministros está provocando que los concesionarios tarden entre nueve y doce meses en entregar los nuevos automóviles. Al igual que ocurre con los taxistas, el presidente de la asociación de transporte de mercancías de las islas, Ezequiel Horrach, se suma a las voces que hablan de ese mismo problema, y asegura que en estos momentos resulta imposible disponer de un camión nuevo, no solo en Baleares, sino en toda España, lo que además está sucediendo en un momento en el que las cargas de trabajo en el sector están disparadas.

Esta imposibilidad de ampliar la flota para atender la demanda existente explica en parte los problemas por los que están atravesando estas empresas para atender los pedidos que reciben.

Asimismo, y como ocurre con los taxistas, la escasez de conductores se está extendiendo por el conjunto del sector del transporte. Si hace unos días ese problema era expuesto por el presidente de la federación de transportistas de Baleares, Rafael Roig, en relación a los autocares del transporte discrecional, ahora se suma también a esta queja el máximo responsable de la asociación de transporte de mercancías.

Ezequiel Horrach señala que cada vez son menos los jóvenes que quieren dedicarse a esta actividad por la dureza que en ocasiones presenta, pero muy especialmente por la falta de personas que disponen de los carnés de conducir C y D.

Al igual que Roig, Horrach recuerda que obtener esa cualificación supone un coste que puede ir de los 3.000 a los 5.000 euros, una inversión que no está al alcance de todos.

Esta escasez resulta especialmente grave en un momento en el que el sector de mercancías no está siendo capaz de absorber toda la carga de trabajo que le llega, debido a que al retraso que se generó en los repartos durante la protesta que se desarrolló en la península a causa del encarecimiento de los carburantes, se está sumando en este momento una afluencia de turistas superior ala prevista y, consecuentemente, un aumento de los pedidos para cubrir las necesidades de las empresas.

Demoras

Por ello, Ezequiel Horrach reconoce que este problema de retraso en las entregas no ha mejorado durante las ultimas semanas. Si hace un mes estimó que la situación podría quedar solventada durante el mes de junio, admite ahora que a la vista de lo que esta sucedido todo apunta a que esta situación de saturación se va a mantener durante toda la temporada turística.

En su opinión, estas tensiones se generan no solo por el aumento de la demanda, sino porque las islas no disponen de una estructura adecuada para facilitar el transporte de mercancías, con un claro déficit de zonas de estacionamiento, de descarga o de almacenamiento, sumado a la densidad del tráfico que se registra durante la temporada estival.

Compartir el artículo

stats