Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En contra
Entrevista

Mireia Vehí: «Villarejo es la continuidad desde González hasta hoy mismo»

Mireia Vehí (Vilafan, 1985) es socióloga y diputada de la CUP en la primera candidatura al Congreso de la Candidatura d’Unitat Popular. Antes ocupó un escaño en el Parlament catalán. El viernes presenta en Can Alcover las conclusiones de la comisión parlamentaria que investigó el ‘caso Kitchen’.

Mireia Vehí

Para que se haga cargo del tipo de entrevista: «¿CUP es singular o plural?».

Es singular en cuanto representa a la Esquerra Independentista, y plural en los municipios donde florece su esencia surgida del catalanismo, del movimiento libertario y del obrerismo de los años treinta.

La CUP no tiene equivalente en el resto de España.

Ni en el resto de Europa. Somos una anomalía maravillosa, que desde el municipalismo enlaza con un movimiento social muy amplio. Sin clientelismo de los bancos.

¿Hay un cordón sanitario alrededor de la CUP?

Las líneas editoriales de los principales medios no tienen interés en que salga el discurso de la CUP, porque estresamos a la izquierda y al nacionalismo, sacamos sus vergüenzas.

¿No estábamos en que la Kitchen se había acabado?

La Kitchen no acabará hasta que desaparezcan las cloacas del Estado, que han funcionado con el Gobierno de turno. Villarejo establece la continuidad desde Felipe González hasta hoy mismo.

Villarejo sabe más que ustedes de la corrupción del PP.

En la comisión parlamentaria, Villarejo se quejaba de que «ahora parece que nadie me conoce, pero he trabajado para todos los ministros del Interior que se quitan las pulgas».

Cospedal le dijo a Rufián que no había «libretita».

Mucha gente de la Kitchen mintió en la comisión, el problema es que no haya un tribunal que recoja esta falsedad y la convierta en delito.

No les toman en serio.

Es un escándalo que el poder legislativo sea de todo menos poder, cuando es el más democrático. Se vilipendia a los ciudadanos al vaciarlo de sentido. La comisión acaba siendo como un programa de televisión, vas si quieres y dices lo que te parezca.

Las grabaciones llegan demasiado tarde.

No, porque en algún momento habrá que judicializar la policía patriótica y el GAL en clave catalana.

¿Vale la pena que la espíen?

Jajaja. No sé si vale la pena, pero está claro que espían con Pegasus y que la propia Margarita Robles ha reconocido que contra el independentismo vale todo.

¿Vio Eurovisión?

Algunos vídeos, y lo único que me parece destacable es que Chanel, la chica que representaba al Estado español, sufrió un acoso en clave de género y racismo en las redes, sin que nadie se disculpara públicamente con ella. Lo ocurrido refleja la hipocresía patriarcal y racista.

Madrid ha reciclado a más de un independentista.

En Madrid, la gente se emborracha de poder. Por suerte, en la CUP tenemos un funcionamiento asambleario y colectivo tan férreo que sirve de antídoto.

La madre alcaldesa del PSC y la hija diputada de la CUP.

Eso demuestra que en casa hay una pluralidad ideológica amplia con un elemento claro, el entendimiento democrático. Y en el PSC abundan los descontentos con la actuación del PSOE respecto a Cataluña.

PP y Vox crecen en Cataluña.

Siempre nos preocupa que suban la derecha y la ultraderecha, por eso es importante que el independentismo democrático haga política para toda la ciudadanía.

Si ustedes hubieran investido a Jordi Turull, habría cambiado la historia de Cataluña.

No lo sabemos, es política-ficción. Si ERC y Junts sabían que no lo queríamos, ¿qué interés tenían en proponerlo? No lo analizamos en función de la represión del Estado, sino porque su figura no contribuía a la autodeterminación.

Junqueras se borró del independentismo.

Con Esquerra tenemos una diferencia estratégica. No porque se haya borrado del independentismo, pues el compromiso de ERC es incuestionable, sino porque ellos piensan que se puede dialogar con el Gobierno de PSOE y Podemos, algo que para nosotros no va a ninguna parte.

¿Yolanda Díaz es la solución?

No, porque no enmienda en nada al Gobierno de PSOE y Podemos.

¿Con Irene Montero en la menstruación?

Sí, fundamentalmente de acuerdo en esas medidas y en el aborto, pero nada de acuerdo en su persecución de las trabajadoras sexuales.

¿La CUP no condena la prostitución?

Más allá del debate abstracto sobre la prostitución, nos opusimos a que la ley del «sí es sí» prohíba el alquiler de pisos a las trabajadoras sexuales, algo que solo fomenta la marginalidad. Hay que cargar contra la economía criminal y la trata de blancas.

¿Antes rusos que españoles?

Siempre en contra de los estados e imperios que aniquilan a los pueblos.

Compartir el artículo

stats