Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Govern revisará el proyecto del metro al Parc Bit tras el golpe del TSJB

El Tribunal Superior suspende cautelarmente la licitación de las obras por considerar que los precios de los materiales no están actualizados

El proyecto para prolongar el metro ha enfrentado al Govern y a los constructores.

El Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJB) ha decidido suspender cautelarmente el concurso para adjudicar las obras destinadas a prolongar el metro de Palma hasta el Parc Bit, al considerar que ha quedado acreditado que los precios de los materiales contemplados en el mismo no están adaptados al fuerte encarecimiento de los últimos meses. Para evitar la paralización de este proyecto, desde la conselleria de Movilidad se ha anunciado que se va a presentar un recurso contra la decisión del citado Tribunal, pero al mismo tiempo se va a estudiar actualizar el presupuesto de esta actuación teniendo en cuenta el citado encarecimiento, con el fin de volver a licitarla con la mayor celeridad posible. Hay que recordar que se trata de una obra que se va a financiar con fondos europeos, por lo que no puede sufrir importantes demoras bajo el riesgo de perder ese dinero.

La asociación balear de constructores decidió tras la Semana Santa recurrir ante el Tribunal Superior el concurso para adjudicar la prolongación del metro alegando que en el presupuesto fijado, de unos 25 millones de euros, no se había tenido en cuenta que el precio de materiales tan básicos como el acero o el hormigón se había triplicado.

El TSJB acordó el pasado viernes suspender cautelarmente la licitación, alegando que esta patronal había acreditado documentalmente ese fuerte encarecimiento, y que por tanto no se estaba respetando la Ley de Contratos del Sector Público. Un aspecto destacado para ello es la «desproporcionada disparidad de precios entre los del presupuesto y los habituales al tiempo de la licitación. La diferencia es del tal magnitud que supera la tolerancia de la razón expuesta por el órgano de contratación».

Según este Tribunal, es preferible optar por una revisión de dichos precios al principio de la licitación, que encontrarse luego con un problema mayor si el concurso queda desierto.

La gerente de la asociación de constructores de las islas, Sandra Verger, se felicitó por esta decisión, al considerar que supone una llamada de atención a las Administraciones, de forma que a partir de ahora se aseguren de que los concursos de obras que convocan contemplan los encarecimientos que se están registrando en los precios de los materiales, en parte impulsados por la guerra en Ucrania.

Sin embargo, Verguer hizo hincapié en que esta patronal no desea paralizar unas obras cuya importancia para la isla es reconocida también por las empresas del sector, de ahí que anunciara que si el Govern, a través de Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM), acepta revisar el presupuesto asignado a este proyecto, de forma que se tenga en cuenta el encarecimiento de los materiales, la asociación retirará el recurso presentado ante el TSJB, dando por zanjado este problema. En este sentido, destacó que bajo ningún concepto se desea que se pierdan unos fondos procedentes de la Unión Europea.

Tan evidente como la satisfacción de la citada patronal era ayer el malestar que este tema ha generado en el seno del Govern balear, y prueba de ello es la doble decisión adoptada por la conselleria de Movilidad: por un lado recurrir la suspensión cautelar del TSJB para intentar demostrar que las cosas se han hecho bien, pero al mismo tiempo se van a revisar los precios de los materiales para poner en marcha y con urgencia una nueva licitación de estas obras, según destacó el director general de Transportes, Jaume Mateu.

Esta nueva convocatoria no tardará más de un mes en completarse, según pronostico, por lo que sumado al plazo para la presentación de ofertas, la demora en el proyecto no irá más allá de los dos meses. El director general destacó que Balears es una de las autonomías que va más adelantada en la puesta en marcha de las actuaciones a financiar por la UE, de ahí que destaque que se trata de un dinero que no está en peligro.

En cualquier caso, Jaume Mateu se mostró crítico con el recurso de los constructores, poniendo en valor las medidas que desde el Govern se han tomado para actualizar en lo posible los precios en los concursos públicos, y recordó que en el caso de haber quedado desierto el del metro, esa revisión se hubiera tenido que hacer igualmente.

Por su parte, la presidenta del Govern, Francina Armengol, aseguró ayer que el Ejecutivo balear recurrirá la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJIB) que ha acordado mantener la suspensión cautelar de la licitación de las obras de ampliación del metro al Parc Bit. Armengol recordó que el Govern «siempre acata lo que dicen las decisiones judiciales, aunque no las comparta» y, por ello, se presentará un recurso.

Sin embargo, SFM actualizará los precios de los pliegos para continuar con el concurso. Para Armengol, «lo importante es sacar muy rápido esta licitación» aunque el presupuesto de las obras estaba «al precio adecuado» y se había tenido en cuenta la inflación actual.

Compartir el artículo

stats