Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Garden llega al Caribe con la gestión de un hotel en Punta Cana

La compañía mallorquina explora crecer también en Balears por la misma vía y saltar a Canarias

Jordi de las Moras, director general de Garden, en la entrada del hotel Nivia Born, en Palma. | GUILLEM BOSCH

«Ya tenemos un pie en el Caribe y queremos seguir creciendo allí». Jordi de las Moras, director general de Garden Hotels, explica los planes de la familia Ramis, y su cadena hotelera. «Tiene un marca consolidada, la experiencia y el equipo», recientemente reforzado con su incorporación. La compañía mallorquina ha cerrado el acuerdo del que será su duodécimo hotel, en un nuevo destino: República Dominicana y explora crecer en el archipiélago y saltar a Canarias.

Allí, al norte de Punta Cana, en playa de Bávaro, inaugurará la hotelera su primer establecimiento al otro lado del charco. Se está construyendo, explica De las Moras, mano derecha de Gabriel Llobera desde que el ejecutivo se unió a la compañía el pasado abril. «Estará terminado para el verano de 2023 y está delante de la playa». El complejo de 192 habitaciones contará con dos restaurantes y es propiedad de un empresario dominicano.

En la web de la hotelera ya se ha incluido el nuevo establecimiento, con el nombre de Nivia Playa Coral. Esta nueva aventura empresarial de la compañía que preside su fundador, Miquel Ramis, y que lidera Llobera, también presidente de la Asociación de Cadenas de Baleares y vicepresidente de la CAEB, será el tercer hotel en gestión de la compañía mallorquina. Desde el año pasado está pisando el acelerador para potenciar su gestora, Garden Hospitality.

«Mi rol», continúa De las Moras, es «ayudar a Gabriel» en la distribución y explotación hotelera. Y, por supuesto, en la expansión. Garden, fundada en 1986 y en manos solo de la familia Ramis desde 1999 está presente en Mallorca, con ocho hoteles, y en Eivissa, Menorca y Huelva, con uno en cada destino.

De los once activos operativos de la compañía, nueve son propiedad de la familia y dos los gestiona: el HYB Eurocalas, en Calas de Mallorca, y el Nivia Born Boutique, en Palma. Este coqueto establecimiento ubicado en el edificio que albergó las antiguas oficinas de Iberia, en el paseo del Born, y al que se accede por la calle dels Paraires, ha cumplido un año desde que se inauguró. Es un hotel boutique cinco estrellas que supuso la entrada de la cadena en el segmento urbano y aprovechará el inicio del vuelo Palma-Nueva York de United Airlines con un acuerdo con el turoperador United Vacacions, del estadounidense Apple Leisure Group (ALG).

Otra alianza de Garden es la que selló en septiembre del año pasado con Engel & Völkers para crecer en gestión a través de la cartera de inversores europeos del grupo inmobiliario alemán, el cual cuenta con una división para la compraventa de hoteles y apartamentos.

Los planes de expansión de Garden continúan en Punta Cana — «tenemos conversaciones para incorporar otro hotel»— y también miran a México, donde están «explorando» opciones, y a Canarias. La cadena quiere saltar al archipiélago atlántico, donde la temporada se extiende «a los 365 días».

No obstante, en su retina guarda un lugar especial Baleares. «Tenemos muchas conversaciones con inversores y familias». Estas últimas, destaca el director general de la hotelera, «se ven reflejadas en Gabriel y la familia Ramis, hay complicidad».

En Mallorca «vienen cambios generacionales», lo que es «una oportunidad para nosotros», acota el ejecutivo que hasta el pasado febrero formó parte de ALG, el grupo turístico estadounidense, cuya sede europea está en Mallorca. Él fue clave en la integración de Alua Hotels en dicho compañía.

PIONERO EN SOSTENBILIDAD: UN ATRACTIVO PARA LOS HUÉSPEDES Y LOS INVERSORES

Durante la temporada Garden compra unos 3.000 kilos de cordero ecológico mallorquín y 20.000 kilos de otros productos ecológicos. Su apuesta por los payeses mallorquines y la economía local es sobradamente conocida, por su colaboración con la cooperativa Me Ecològic, Apaema (Asociación Productora Agraria Ecológica de Mallorca) y Agroïlla.

Estos datos se reflejan en que de media entre el 40-45 % de las frutas y verduras que consumen los huéspedes de la cadena hotelera corresponde a productos de kilómetro 0, y su propósito es seguir aumentando estas cifras.

Se ha convertido en la primera cadena hotelera española en recibir el certificado de Estrategia de Economía Circular de Aenor, a finales del año pasado. Entre otras prácticas se reconoce su labor en la recogida, selección y tratamiento de residuos.

Esta faceta de la hotelera mallorquina, «que marca el camino para las grandes», es también «un atractivo para los fondos, clave para los inversores alemanes o los británicos», señala Jordi de las Moras.

Por otro lado, el director general de la compañía cree que estamos ante una temporada en la que «es más importante hablar de precios que de ocupación. La sostenibilidad nos obliga a mantenerlos» .

Compartir el artículo

stats