Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carpetazo a la investigación sobre la polémica vacunación de cargos

Anticorrupción comunica a la consellera insular Sofía Alonso y al gerente de Primaria del IB-salut, Miquel Caldentey, el archivo del caso - La Oficina todavía mantiene abierto el expediente

Entrevista a Sofía Alonso, consellera de Derechos Sociales y presidenta del IMAS M. Mielniezuk

La Oficina de Lucha contra la Corrupción decidió el 28 de abril dar carpetazo a la investigación por presunta vacunación irregular de la consellera de Derechos Sociales del Consell de Mallorca, Sofía Alonso, y del gerente de Atención Primaria de Mallorca, Miquel Caldentey. Ambos se vacunaron el primer día de la llegada de vacunas a las islas, el 27 de diciembre de 2020, en la residencia Oms/Sant Miguel junto a un grupo de dirigentes del IB-Salut, pese a que los protocolos de vacunación indicaban que en aquel momento solo podían vacunarse a ancianos de las residencias y personal sociosanitario. 

El IB-Salut alegó que se decidió inmunizar a los cargos debido a que sobraron dosis y se iban a desechar, en un momento de gran escasez de vacunas. Pese a los archivos de la causa, fuentes cercanas a la investigación apuntan a que el expediente por parte de la Oficina Anticorrupción todavía no está del todo cerrado.

Después de varias denuncias Anticorrupción inició una investigación para esclarecer si dichos cargos, entre los que se encontraba Alonso al ser en aquellos momentos directora de Gent Gran del Consell, incumplieron «el orden de preferencia de acuerdo con el protocolo de vacunación contra la covid-19, el abuso de poder, el mal uso de recursos públicos y la falta de transparencia, en un momento de mayor alarma social», rezaba el anunciado del inicio del expediente por parte de Anticorrupción.

Sofía Alonso: "Ahora no me vacunaría por la presión mediática, pese a que yo sí entraba en los protocolos"

Sofía Alonso: "Ahora no me vacunaría por la presión mediática, pese a que yo sí entraba en los protocolos" M. Mielniezuk

En el caso de Sofía Alonso, Anticorrupción acepta sus alegaciones, donde indica que ella pertenece a grupo 1 de vacunación al ser la directora en funciones de la residencia de la Bonanova y su puesto de trabajo estaba en otra residencia como era la de la Llar d’Ancians. Asimismo, recuerda que sobraron 14 dosis de la vacuna y que desde el IB-Salut la emplazaron a inmunizarse para evitar tener que desecharlas. Anticorrupción no ve indicios de tráfico de influencias en la vacunación de Alonso, al adelantarse solo tres días de su fecha prevista. 

La inmunización de Alonso provocó fuertes desavenencias en el Pacto del Consell de Mallorca e incluso Més se desmarcó del PSOE votando con la oposición exigir la destitución de Alonso. La presidenta Catalina Cladera no acató el acuerdo de pleno y poco tiempo después las ascendió a consellera.

Respecto al gerente de Atención Primaria de Mallorca, Miquel Caldentey, Anticorrupción también acepta las alegaciones del IB-Salut, que señalan que como sanitario estaba incluido en el grupo 2 de preferencias para recibir dosis sobrantes en procesos de vacunación. Caldentey también apuntaba en su descargo que quienes realizaban las inoculaciones eran enfermeras de Atención Primaria.

Anticorrupción archivó el caso de los cerca de 20 cargos del IB-Salut por defecto de forma. Pero después lo reabrió para seguir investigando a Alonso, Caldentey y la edil Francisca Cerda (Pollença).

La incógnita: la edil de Pollença

Queda pendiente por dilucidar si en el caso de la edil Cerdà de Pollença también se ha archivado. Cerdà reconoció en rueda de prensa que se había inmunizado en la residencia de la localidad y fue denunciada por la oposición. El alcalde de Pollença, Tomeu Cifre, aseguró ayer que han recibido una notificación por parte de Anticorrupción. Si bien faltaba analizar jurídicamente, Cifre apuntó que ellos entienden que «se ha archivado la investigación».

Compartir el artículo

stats