Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Govern reclama 380.000 euros a una aerolínea que debía traer un lote de mascarillas que nunca llegó

El Ejecutivo había adelantado en plena pandemia a Panaf Holding un depósito y ahora exige la devolución del dinero

Un avión de pasajeros habilitado para transportar material sanitario de China en plena pandemia y con destino a Palma. | CAIB

Los servicios jurídicos del Govern están tramitando una reclamación administrativa contra una aerolínea que fue contratada en plena pandemia de 2020 para realizar dos viajes de mascarillas y material sanitario, en un momento de gran escasez, desde Shanghái (China) a Mallorca y no se efectuó el transporte. Según fuentes del Govern, se había adelantado un depósito de 378.940 euros como garantía para realizar un servicio que no cumplió y ahora le piden que devuelva el dinero.

La empresa a la que reclama el Govern es Panaf Holding, grupo inversor alemán que adquirió en 2020 la división aérea de Thomas Cook Balearics para evitar su quiebra, algo que no llegó a conseguir y en 2021 cerró. Fue una de las primeras compañías aéreas víctima de la pandemia de la covid-19. En concreto, en febrero del pasado año, la división aérea de Thomas Cook en manos de Panaf suspendió su actividad de forma definitiva. Así se lo comunicaron por carta a los 90 trabajadores de la compañía con sede en Mallorca.

La reclamación que están tramitando los servicios jurídicos del Govern es administrativa y va dirigida a la empresa matriz, ya que los letrados del Ejecutivo autonómico entienden que las causas por las que no realizó el transporte de las mascarillas desde Shanghái a Palma son imputables a la aerolínea. En caso de que esta reclamación no surta efecto, el Govern deberá recurrir a la vía judicial. Todo ello, teniendo en cuenta que se trata de una empresa radicada en Alemania, lo que no estará exento de numerosas trabas burocráticas.

Falta de permisos en China

Según ha podido saber este periódico, uno de los motivos por los que la aerolínea no pudo acometer los dos viajes de material sanitario de China a Mallorca fue la falta de permisos para poder aterrizar en el país asiático en un momento de grandes restricciones a nivel mundial.

De los informes del Govern, a los que ha tenido acceso este rotativo, se desprende que uno de los vuelos del conflicto debía salir el 21 de abril de 2020 y se contrató a Panaf Holding, quien a cuatro días de despegar (para pasar las aduanas chinas se necesitan tres días) no disponía de permisos ni del Clearence, que es el documento necesario para que el material pueda pasar las aduanas. El 17 de abril, la compañía subcontratada por Panaf Holding para el transporte informó que era imposible que el vuelo se pudiera realizar y que necesitaban dos semanas más para acceder a los permisos necesarios para aterrizar en China.

Rumores de intervención china

Ante esta situación, el Govern decidió contratar a la compañía China Ningbo T&Q Lighting para transportar de forma urgente la mercancía adquirida, ya que empezaba a haber rumores de que el gobierno chino intervendría las fábricas y requisaría el material ante la escasez mundial de mascarillas o guantes. A raíz de estos hechos, los juristas del Govern consideran que las causas de los viajes fallidos son imputables a la aerolínea.

El IB-Salut había abonado a la aerolínea 40.000 euros de depósito para cada uno de los dos viajes de Shanghái a Palma con material sanitario. Además, la compañía pidió por adelantado el 50% del total del contrato, 298.940 euros. Ello suma la cifra de 378.940 euros que el IB-Salut pagó por dos viajes que nunca se llegaron a fletar.

Compartir el artículo

stats