Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad

El jefe de pediatría de Son Espases apunta a que una hepatitis la puede provocar "cualquier virus, incluso el de la gripe"

Notificado el primer caso de afectación hepática infantil de origen desconocido en Balears

A los bebés de Balears se les vacuna contra la hepatitis B a los 2, 4 y 11 meses de edad DM

Si su hijo experimenta un súbito malestar, tiene algo de fiebre y su piel y la esclerótica de sus ojos adquiere una pigmentación amarillenta, acuda de forma urgente a su pediatra porque estos síntomas, unidos a unas deposiciones blanquecinas y una orina más oscura de lo normal, podrían indicar que su vástago padece la hepatitis de origen desconocido que está afectando a la población pediátrica desde comienzos de año. Ayer se notificó el primer caso de un menor, un niño de menos de dos años que ya se encuentra de alta

Esta recomendación parte de Joan Figuerola, jefe de pediatría de Son Espases que confiesa que no ha tratado a ningún menor con esta hepatitis de origen desconocido. No obstante, no descarta que un virus esté detrás ya que, sostiene, «una afectación del hígado la puede provocar cualquier virus, incluso el de la gripe».

Ayer se notificó el primer caso de la hepatitis infantil de origen desconocida en Balears que ha afectado a un niño de dos años que ya ha sido de alta tras permanecer hospitalizado en torno a una semana.

Por ello, Figuerola tampoco rechaza las últimas hipótesis que apuntan al adenovirus-41 como causante de esta patología emergente. «Los adenovirus suelen provocar importantes afectaciones respiratorias en los niños así como gastroenteritis que, habitualmente, no suelen ser severas, son más habituales los cuadros de corta duración», explica.

En muchos casos de hepatitis A en niños no se suele hacer nada, recuerda este pediatría retrotrayéndose a los años 60 cuando los casos de hepatitis A en menores se solventaban con un mes de reposo en sus propios domicilios.

Con los casos actuales se vigila que el menor no experimente una insuficiencia hepática en cuyo caso debe ser ingresado en una unidad de cuidados intensivos para vigilar su evolución.

Si el daño hepático no se logra frenar con tratamiento, habrá que empezar a pensar en la posibilidad de realizar un trasplante de hígado.

Pese a la alarma que provoca tener que someter a un menor a un trasplante hepático, técnicos epidemiólogos de Salud Pública matizan que para que el hígado de un niño se regenere basta un lóbulo de un órgano compatible al suyo que se suele encontrar en algún familiar del niño afectado.

Sobre las otras hipótesis que se barajan como desencadenantes de estas hepatitis de origen desconocido, Figuerola descarta a priori una nueva mutación del virus de la covid-19 toda vez que en la larga y estudiada trayectoria de este patógeno no ha ocasionado grandes afectaciones del hígado de las personas contagiadas.

Queda por último la posibilidad de un agente tóxico externo que hayan consumido o al que hayan estado expuestos todos los niños afectados, pero para confirmar o descartar esta vía queda aún un largo trabajo de investigación epidemiológica, concluye el doctor Figuerola.

Caso en Balears

 El Servei de Epidemiologia comunicó ayer al ministerio de Sanidad el primer caso de hepatitis aguda infantil de origen desconocido detectado en el archipiélago. Se trata de un niño, menor de dos años, que fue atendido en un hospital de Mallorca hace una semana y que, después de responder satisfactoriamente al tratamiento, ha sido dado de alta dado que su evolución ha sido muy satisfactoria.

La dirección general de Salud Pública revisó el caso notificado desde el hospital, de acuerdo con los criterios establecidos por el protocolo del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), y dado el resultado, lo comunicó al ministerio de Sanidad.

Fuentes de este último departamento explicaron que el menor ingresó con una sintomatología compatible con una hepatitis pero que las analíticas realizadas en Son Espases descartaron que estuviera provocada por uno de los virus habituales en esta enfermedad (A,B,C,D y E).

Por ello, las muestras fueron remitidas al laboratorio de Majadahonda del Instituto Carlos III que fue el que confirmó que este caso sería uno más de los detectados en este país de una hepatitis infantil de origen desconocido cuyos primeros afectados comenzaron a notificarse en el Reino a principios de este mes de abril. 

Según el último boletín emitido por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, hasta el 22 de abril de 2022 en España se habían detectado hasta 13 casos de hepatitis aguda no filiada entre personas menores de 16 años. 

El de Balears podría ser el 14 caso detectado en el país, extremo que desde Salud Pública no se atrevieron a confirmar habida cuenta que la periodicidad del citado boletín es semanal y alegando que desde el pasado día 22 han podido notificarse nuevos afectados en otros puntos del país.

Lo que sí confirmaron es que el menor de dos años afectado por esta hepatitis de origen desconocido respondió bien al tratamiento que recibió en el hospital y ya ha sido dado de alta tras permanecer ingresado alrededor de una semana y que se encuentra bien en su domicilio.

Tampoco facilitaron la filiación del menor más allá de señalar que no había tenido ninguna relación con el Reino Unido en los últimos días y sin descartar que, pese a ello, sí pudiera tener la nacionalidad británica.

Compartir el artículo

stats