Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SANIDAD

El chocolate, barajado como posible causa de las hepatitis desconocidas

Es uno de los alimentos más presentes en el cuestionario que los médicos hacen a los afectados por la dolencia, con un caso en Mallorca - La causa también se busca en relaciones con animales salvajes o en las garrapatas

Científicos españoles identifican casos de hepatitis aguda provocada por un nuevo virus zoonótico

Los chocolates de Kinder son uno de los alimentos que se rastrean para ver si podrían estar detrás de las hepatitis de origen desconocido declaradas entre menores desde comienzos de año.

Si ha consumido esos chocolates así como este mismo producto en todos sus formatos (tabletas, huevos, barras, cremas…), galletas, cereales, frutos secos, semillas y la práctica totalidad del resto de alimentos ya sea frescos, congelados o en conserva, también forman parte de las preguntas que los sanitarios formulan a los pacientes afectados para hallar la causa de la enfermedad. 

Los alimentos de origen artesanal así como los comprados en el extranjero, en internet o en ferias ambulantes también son barajados como posible causa. Como también se indaga si el menor afectado ha consumido recientemente algún alimento «nuevo e inusual» entre los que se cita a las setas o frutas silvestres, o si ha ingerido alimentos (queso, frutos secos, arroz, harina o frutas) «en mal estado, enranciados o enmohecidos».

El origen externo de la enfermedad se busca también en los juguetes de nuevo uso, ya sean de plástico o tela, que el menor pueda masticar y chupar, las «variantes o los sustitutos de las plastilinas, la plastilina o sus versiones caseras». Un posible agente tóxico también se busca en la relación con los disolventes, el uso excesivo de geles o toallitas «que contengan isopropanol u otros sustitutos del etanol». También se inquiere si ha habido recientemente un cambio en el menaje del hogar o de los utensilios para la preparación de alimentos.

Heridas o ‘piercings’

También se indaga si el menor afectado ha sufrido lesiones con heridas profundas o abrasiones cutáneas un mes antes del inicio de los síntomas y, si es así, en qué lugar del cuerpo se produjo y con qué elemento se las causó. Para prevenir la posibilidad de un contagio por vía sanguínea también se pregunta si el afectado se ha colocado algún piercing recientemente.

También se comprueba si los familiares convivientes con el afectado han padecido de ictericia un mes antes de los síntomas. Otro aspecto sobre el que se indaga es si el menor afectado ha viajado al Reino Unido o ha estado en contacto con personas procedentes de ese país. También se investiga si tiene antecedentes de viajes a países exóticos y si se han hecho pruebas para detectar infecciones relacionadas con esos viajes como la malaria o el dengue.

El posible origen zoonótico de estas hepatitis se aborda preguntando si el menor ha mantenido «actividades inusuales» con insectos u otros animales con las que tuvo relación en sus viajes. Se inquiere por si habido relación con animales no domésticos como los de granja y salvajes como los ciervos, las aves silvestres, zorros o similares. Las picaduras de insectos inusuales, entre los que incluyen a la garrapata, también deben declararse así como las reacciones leves o graves que han aparecido tras la picadura. Las mascotas domésticas no escapan al cuestionario ya que se pregunta el tipo de animal (perro, gato, cobaya), si el afectado duerme con ella o si la mascota ha sufrido alguna enfermedad en el último mes.

Cien casos al año

Por otra parte, la consellera de Salud, Patricia Gómez, ha restado importancia a los casos de hepatitis de origen desconocido en menores de 16 años al revelar que en Balears cada año se registran unos «cien casos de hepatitis» entre pacientes pediátricos por «diversos motivos». También reveló la consellera que otro posible caso fue detectado en el hospital de Son Llàtzer pero que Salud Pública descartó que cumpliese los requisitos para ser encuadrado como una de estas hepatitis. Circunstancia que sí se dio en el menor de dos años ya dado de alta y al que se detectó un adenovirus.

Compartir el artículo

stats