Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los sindicatos de Baleares exigen más controles laborales tras lo vivido en Semana Santa

Se reclama la llegada de más inspectores desde la península y una reunión con Govern y patronales para frenar los abusos detectados

Los sindicatos reclaman más controles laborales en las zonas turísticas.

El ‘boom’ turístico vivido durante la Semana Santa y que previsiblemente se va a mantener durante el verano ha ido acompañado de un aumento similar de los casos de abusos laborales, con sobrecargas de trabajo y fraude en las contrataciones, según se denuncia desde las federaciones de Servicios de UGT y CC OO en Balears. El alcance que estas situaciones están alcanzando en algunas empresas ha llevado a las organizaciones sindicales de las islas a reclamar que la llegada de inspectores de Trabajo desde la península que este año se va a reactivar incluya a más efectivos que en ejercicios anteriores y además se mantenga durante más tiempo, a lo que se suma la petición a la conselleria de Trabajo de que convoque con urgencia una reunión, en la que deberían participar también las patronales, para acordar medidas que permitan frenar este problema. Desde el citado departamento autonómico se confirma que se va a convocar a los agentes sociales a un encuentro para abordar la citada campaña de controles.

La reclamación de ambas organizaciones es clara: si anteriormente la plantilla de la Inspección de Trabajo de Balears se veía reforzada en julio y agosto por parte del Ministerio con la llegada de 32 funcionarios procedentes de la península, a la vista de lo que ha estado sucediendo durante la Semana Santa se considera que ese número debe de incrementarse este año, y además su llegada debe de adelantarse. También se quiere mantener un encuentro a tres bandas, en el que participen también las patronales turísticas como la hotelera, para abordar los abusos que se están registrando y buscar la forma de poner freno a estas situaciones.

Hay que recordar que el Govern de Francina Armengol creo esta campaña extraordinaria de controles laborales durante su primera legislatura, pero se vio interrumpida durante los dos años de la pandemia. El conseller de Trabajo, Iago Negueruela, ya anunció a finales de 2021 que durante el presente ejercicio se va a retomar.

Los secretarios generales de las citadas sectoriales de UGT y CC OO, José García Relucio y Silvia Montejano respectivamente, ponen de relieve que apenas iniciada la temporada de este año con la Semana Santa ya se han registrado casos de abusos, con problemas relacionados con las sobrecargas de trabajo, ya sea por fraude en las contrataciones a tiempo parcial al obligar después a realizar la jornada completa, o con excesos de horas extras y exigencia de que se renuncie a alguno de los días libres semanales contemplados en el convenio de hostelería.

Estos responsables sindicales ponen en valor que haya empresas que estén respetando lo fijado en el citado convenio y que además estén ofreciendo a sus asalariados nueve meses de trabajo durante este año y no solo el mínimo de seis al que están obligadas, con algunas grandes cadenas que han buscado la colaboración del servicio balear de empleo (SOIB) para hacer sus selecciones de personal y adelantar las contrataciones.

Pero precisamente estas mejores condiciones laborales han llevado a muchos asalariados a optar por cambiar de empresa, quedando muchas plantillas con menos personal del necesario para prestar los servicios a los clientes. Según señala García Relucio, los que han quedado en una situación más vulnerable son precisamente aquellos empresarios que tradicionalmente han dado peor trato a sus empleados, en ocasiones con incumplimientos del convenio.

«Los hoteleros no quieren renunciar a llenar sus establecimientos de turistas, pero lo que no es admisible es que algunos pretendan cargar sobre las costillas de sus trabajadores su falta de personal», añade Montejano.

Hay que tener en cuenta que muchas personas que habitualmente viajaban hasta Mallorca para hacer la temporada turística, tras dos años con la actividad muy limitada han preferido cambiar de sector, a lo que se suma que las buenas perspectivas para el verano que también se dan en otras autonomías han reducido la cifra de los que aceptan desplazarse hasta el archipiélago en verano, situación que se agrava por el precio de los alquileres.

Problema estructural agravado

Los dos secretarios generales recuerdan que es habitual que durante los meses punta de julio y agosto se produzcan abusos y sobrecargas de trabajo, pero ponen de relieve la alarma que ha generado que ya se estén dando este tipo de situaciones en Semana Santa y el alcance que las mismas puede alcanzar durante el verano debido al problema de escasez de empleados que se está dando en muchas empresas.

Por ello, se esgrime que la única forma de afrontar estas situaciones es intensificar la vigilancia a través de la Inspección de Trabajo, a lo que se sumarán las denuncias que los sindicatos amenazan con presentar contra aquellos empresarios que incumplan lo estipulado en el convenio colectivo del sector. También se critican las condiciones laborales que se detectan en otras actividades, como en el aeropuerto de Palma.

Compartir el artículo

stats