Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de personal este verano pone en peligro los servicios que darán los hoteles de Mallorca

La dificultad para atraer talento tras dos año de crisis y el precio de la vivienda puede provocar que haya puntos de venta dentro de los hoteles que se queden sin abrir - Se buscan camareros, ‘kellys’ o personal de cocina y cargos intermedios

Un trabajador en el área de la piscina en la apertura de un establecimiento, en imagen de archivo. | GUILLEM BOSCH

Mayo está a la vuelta de la esquina y Mallorca sigue buscando camareros, personal para cocinas para mantenimiento, camareras de piso, guías, niñeras, animadores, masajistas... La falta de trabajadores para el sector es un problema estructural, apuntan desde la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), y con la pandemia, dos temporadas a medio gas y el alto precio de la vivienda en el archipiélago se agrava esta carencia . Las empresas, ante un verano 2022 en el que se prevé recuperar el volumen de turistas precrisis, advierten que tendrán que recortar servicios dentro de los hoteles, sin poder tener en funcionamiento todos sus puntos de venta o restaurantes.

Además de plantearse, por ejemplo, no abrir una barra de bar en el área de piscinas o recortar la oferta de restauración, se baraja reducir la capacidad de las habitaciones por la falta de kellys. Así las cosas, se necesita personal de mayor cualificación: gobernantas, directores de comidas y bebidas, jefes de bar y restaurante o recepcionistas. Mallorca no atraviesa una situación tan delicada como Ibiza y Menorca, pero incluso en Palma hay dificultades para cubrir vacantes.

«El problema es estructural y también ocurre en otros sectores y otras comunidades autónomas», observa la vicepresidenta ejecutiva de la FEHM, María José Aguiló. No obstante, no ha afectado a la apertura de la planta hotelera. Según las últimas previsiones de la patronal hotelera, está operativa el 85 % y en mayo seguirán las aperturas, a pesar de ese trasvase de trabajadores a otros sectores y también porque la pandemia «ha cambiado muchas cosas, como las prioridades de las personas que quieren cambios en los horarios y mejorar la conciliación familiar». Por ello, «cada empresa tendrá que revaluar sus servicios, lo que no quiere decir que vaya a ver una merma, sino a lo mejor rodar el funcionamiento de los restaurantes de los establecimientos», señala Aguiló.

Las grandes cadenas hoteleras organizaron jornadas de captación de personal antes de Semana Santa. Meliá lanzó una oferta para 1.200 trabajadores en sus hoteles en el archipiélago, Iberostar para 600, Zafiro para 500... A pesar de haber puesto en marcha «reclutamientos masivos y de que se selecciona al 90 % de los candidatos», con una criba previa, «no es suficiente», explica Patricia Jaén, directora de Marca Empleadora y Adquisición de Talento de Meliá.

La situación en Mallorca no es tan grave como en Menorca o Ibiza, pero también hay dificultades. En Málaga se buscaban 500 candidatos y se presentaron 2.300 personas, dice la directiva de Meliá, que advierte que incluso en una compañía habitual en las clasificaciones de las mejores empresas por su gestión del talento están «preocupados» porque no tienen «la seguridad» de que logren atraer a todo el personal que requieren.

Desde el departamento de Recursos Humanos de RIU también se transmite que este año son más complicados los reclutamientos, y se achaca al encarecimiento de la vivienda, que se arrastra desde hace años. La ubicación de sus hoteles en la isla, en Platja de Palma, les facilita encontrar personal, y en Formentera, la hotelera cuenta con 200 plazas en apartamentos para sus trabajadores. También Meliá dispone de 400 camas en Eivissa y Menorca y hará una jornada de reclutamiento en Madrid para captar personal para las dos islas.

«Ahora las temporadas son más cortas» y el sector en conjunto tendría que hacer «una reflexión» para dar solución al problema del alojamiento y ver por qué «no enamora» a los trabajadores», considera Jaén.

Aguiló destaca la iniciativa de Hotecma (Escuela Superior en Técnicos de Mantenimiento de Instalaciones Hoteleras), proyecto de formación puesto en marcha por la Fundación Asima, Biolinea y la FEHM, y llama aseguir en la línea de la formación para atraer a trabajadores al sector turístico.

DENUNCIA POR RECORTAR DÍAS DE LIBRANZA Y CAMBIAR DE PUESTO AL PERSONAL

«En verano va a haber verdaderos problemas para encontrar personal. Pedimos a las empresas que no esperen hasta el final para contratar». Silvia Montejano, secretaria general de la Federación de Servicios de CCOO de Baleares, hace este llamamiento al sector turístico ante la dificultad que externan desde la industria para cubrir las vacantes para la temporada por el alto precio de la vivienda. Montejano repasa que hay trabajadores de temporada que se quedan en su lugar de origen tras incorporarse a otro sectores, bien en la península o en Senegal Bolivia o Colombia. En ese sentido, José García Relucio, secretario general de UGT-Servicios en Baleares, considera que «se está magnificando» la dificultad de encontrar personal, algo que pasa en «veranos de mucho turismo». Las grandes cadenas no tienen problemas, aduce, y es en Mallorca e Ibiza donde las que «no han hecho los deberes van a empezar a partir de mayo» a buscar trabajadores, ofreciendo contratos poco atractivos, de menos de seis meses.

Este año volverá el fraude, advierte el representante de UGT. Ya han recibido una denuncia de un hotel, «antes de Semana Santa», de trabajadores que solo libran un día, por falta de personal, y se les pasa de un puesto a otro por lo mismo. «Se están yendo, para trabajar en mejores condiciones», explica sobre el caso de esta empresa que «no es generalizado».

«Bajo ningún concepto se pueden negociar las condiciones de trabajo» u ofrecer alojamientos que vayan contra la dignidad de los trabajadores, dice Montejano ante una temporada con plantillas bajo mínimos.

Compartir el artículo

stats