Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aniversario

El primer coche de Mallorca cumple 125 años

El modelo Benz Victoria, como el del dueño de Can Ribas, corría 12 kilómetros por hora

El primer coche de Mallorca cumple 125 años. LMJ

El industrial Vicente Juan Ribas visitó la Exposición Internacional de París de 1896 y adquirió un vehículo a motor alemán, que llegó un año después a la isla, aunque solo funcionó unos minutos.

Tenía una velocidad media de 12 kilómetros por hora, aunque alcanzaba los 20, lo que generó temores entre las autoridades y la población de las localidades de Europa en las que circulaba. Este modelo Benz Victoria construido en 1893 fue el primer vehículo de cuatro ruedas de la conocida casa Mercedes-Benz y el primer coche que hubo en Mallorca. Aquí llegó el 8 de abril de 1897 a bordo del vapor Isleño porque lo compró el propietario de la fábrica de telas Can Ribas, Vicente Juan Ribas, y continúa en manos de la familia 125 años después.

El libro 100 años del automóvil en las Baleares cuenta que en la aduana no supieron qué hacer ante la gran caja de madera que procedía de Marsella y donde iba embalado el automóvil, aunque al final le aplicaron el arancel de carruajes de lujo. Es muy similar debido a sus ruedas y el diseño, que fue adaptado por el francés Emile Roger, pero este vehículo funciona a motor, en concreto con uno monocilíndrico transversal. Dicho distribuidor tenía cinco iguales en la Exposición Internacional de París de 1896 y cuando la visitó el industrial mallorquín, le gustó tanto que decidió adquirir uno.

El primer coche de Mallorca cumple 125 años

El primer coche de Mallorca cumple 125 años LMJ

Tras desembarcar del Isleño, el Benz Victoria fue trasladado a una de sus possessions, donde uno de los mecánicos de la fábrica textil realizó «una meticulosa puesta a punto del motor» y lo puso en marcha, según detalla el libro. Empezó a recorrer los caminos del inmueble, pero se paró solo unos minutos después y «resultaron en vano todos los esfuerzos del mecánico para volverlo a arrancar». El propietario buscó por toda la isla mecánicos que pudiesen arreglarlo, aunque no halló ninguno debido a que aquí no había vehículos a motor. Tampoco lo supieron arreglar los técnicos traídos de Francia, por lo que se hartó y no se ocupó nunca más del coche. Los documentos de compraventa están expuestos en el museo de Mercedes-Benz en Alemania, 125 años después de que llegase a Mallorca.

El motor monocilíndrico transversal LMJ

Compartir el artículo

stats