Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Govern triplica las sanciones contra el alquiler ilegal de barcos de recreo

El Ejecutivo incoa 64 expedientes en 2021 contra yates piratas frente a los dieciocho de 2019 u Operativo conjunto con la Guardia Civil para controlar la actividad este verano u Balears será un destino refugio de infractores por la guerra en Ucrania

Los yates de alquiler prevénrecuperar este verano laactividad de 2019.

La dirección general de Transporte Marítimo y aéreo incoó 64 expedientes sancionadores por infracciones relacionadas con el alquiler de embarcaciones de recreo en 2021 en Baleares. Una cifra que multiplica por tres el número de expedientes que se abrieron en 2019 (dieciocho) y en 2020 (quince). Se trata de embarcaciones que se alquilan sin autorización, conocidas también como ‘yates piratas’.

De estos 64 expedientes sancionadores hay 35 por infracciones leves, 27 graves y dos muy graves. En total, durante el año 2021 se impusieron multas por valor de 77.000 euros. Este 2022, hay quince expedientes sancionadores abiertos (tres por infracciones leves y doce por graves).

Precisamente ayer se presentó un operativo conjunto entre la dirección general y la Guardia Civil —el segundo desde 2021— para poner en marcha este verano nuevos dispositivos de control e inspección de las embarcaciones de recreo y evitar que se lleven a cabo actividades de alquiler náutico sin cumplir los requisitos legales para poder hacerlo.

Por su parte el presidente de la asociación de chárter náutico del archipiélago, José María Jiménez, indicó que la imagen de Balears como destino turístico seguro se ha intensificado por su distancia de la guerra en Ucrania, y eso convierte a las islas también en refugio de las embarcaciones que se alquilan sin autorización.

Asimismo, señaló que el aumento del intrusismo en su sector se ve favorecido por las buenas previsiones existentes para el verano, aunque en estos momentos la actividad se está viendo perjudicada por la guerra por lo que a la demanda se refiere.

Jiménez puso en valor que el Govern creara hace algunos años el registro de embarcaciones que se dedican al chárter náutico, al considerar que así se ha podido reducir sustancialmente la cifra de barcos que actúan al margen de la legalidad, pero subrayó que las que quedan se conocen los trucos para evitar controles, lo que hace más difícil luchar contra ellas. Por ejemplo, son yates que evitan en lo posible atracar en las instalaciones portuarias.

Por lo que respecta a la situación que el sector está viviendo este año, Jiménez recordó que durante estas fechas el volumen de clientela que habitualmente se recibía por parte de nacionalidades como la rusa, la ucraniana o la polaca era apreciable, y en esta ocasión es prácticamente inexistente. Se trata de un problema coyuntural, ya que a medida que se acerca el verano gana terreno la clientela nacional, alemana y británica, entre otras, de ahí que las previsiones para el periodo junio-septiembre sean muy buenas.

Pero en este momento, reconoció que a la clientela potencial le cuesta formalizar las reservas, ante las incertidumbres económicas que la fuerte inflación está generando.

En este sentido, señaló que al menos su actividad apenas se ve afectada por el encarecimiento de los carburantes, dado que la práctica totalidad de la flota de esta asociación la componen veleros, que hacen un uso muy limitado de los motores. Además, el combustible es un gasto que corre a cargo del cliente, lo que implica que no resulta necesario aplicar subidas significativas.

Compartir el artículo

stats