Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ocupación en Mallorca roza el 88% en Semana Santa: los hoteleros reclaman erradicar el turismo de borrachera

Satisfacción en la Federación Hotelera y también en la patronal de Pimem y en la del alquiler turístico - Los empresarios piden a Madrid que se adelante a junio el refuerzo policial de verano para luchar contra el turismo de borrachera

La delegada del Gobierno, Aina Calvo, y la presidenta de la Federación Hotelera, María Frontera, durante la reunión de este martes en Palma.

Satisfacción generalizada. La Semana Santa 2022 se está saldando con cifras que recuerdan a la última previa a la pandemia. Después de dos años de crisis, los empresarios celebran la alta ocupación alcanzada sobre todo en los días festivos. En el caso de los hoteles, se ha llegado al 88 % en algunas zonas de Mallorca y en otras al 85 %, cumpliéndose las expectativas previas. Y en el alquiler vacacional igualmente se han superado las previsiones, al llegar hasta el 80 % de ocupación

La presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), María Frontera, hizo ayer su valoración de las vacaciones de Pascua, tras reunirse con la delegada del Gobierno en Baleares, Aina Calvo, y los máximos representantes de la Policía Nacional y la Guardia Civil, en un encuentro en el que reclamó que el refuerzo policial que llega cada año para la temporada, con la Operación Verano del ministerio del Interior, se adelante a junio, cuando ya es temporada alta en las islas, para enfrentar al turismo de excesos, sobre todo en Platja de Palma y Magaluf, una lacra «que todos queremos que desaparezca». Ese despliegue por el que se incrementan las plantillas de Policía Nacional y Guardia Civil en las comunidades autónomas con mayor afluencia de visitantes arranca en julio y se extiende, en el caso de Baleares, hasta el 30 de septiembre

Frontera destacó que las vacaciones de Semana Santa se han desarrollado sin incidencias ni en las zonas turísticas ni en el aeropuerto de Palma, donde han vuelto las aglomeraciones de pasajeros, sin que la llegada de los británicos, ahora como ciudadanos de un tercer país tras su salida de la Unión Europea- y el fin del periodo transitorio del brexit desde enero de 2021- tampoco haya provocado incidencias. Hay que recordar que Son Sant Joan recuperó esta Pascual el tráfico prepandemia. Entre la víspera de Jueves Santo y el Lunes de Pascua se alcanzaron unos 4.000 vuelos, según las previsiones de Aena, lo que supuso triplicar las cifras del mismo periodo el año pasado. La afluencia de turistas ha sido notoria en las calles de Palma y en las playas y el resto de municipios turísticos.

También desde Petits i Mitjans Hotels, la asociación de Pimem, su presidente en funciones, Juan Manuel Ordinas, señala que se han cumplido las expectativas de los establecimientos que abrieron (el 40 % de la planta, el resto esperan por la dificultad de afrontar el bajón posterior), con una ocupación que estima en el 80 %, volviendo las cifras de «normalidad» de ocupación y facturación que no de rentabilidad y saca a colación, además del alza de los suministros, el incremento salarial del 3,5 % desde abril previsto en el convenio de hostelería. 

Igualmente para la Asociación de Viviendas de Alquiler Turístico (Habtur) se han superado sus previsiones, al rondar entre el 75-80 % cuando se estimaba un 70 %. Han funcionado mejor las casas unifamiliares de campo que los apartamentos, explica el presidente de la patronal, Toni Barceló, y la demanda ha estado repartida por toda la isla. «Esperamos que siga», añade Barceló. Ya están abiertos entre el 60 y el 70 % de los alojamientos y en mayo lo harán los que no cuentan con calefacción. 

Reservas anticipadas

Ahora la atención se centra en el verano, en una coyuntura marcada por el regreso de las reservas anticipadas, tendencia que muestran que en la temporada 2022 se retomará la normalidad, dentro de la «incertidumbre» que se mantiene, con una inflación y costes elevados, subraya Frontera. 

Por ello, la Federación Hotelera pide a Madrid que adelante la llegada de los refuerzos policiales, para evitar «problemas» con los viajes de estudio, como ocurrió el año pasado en junio en plena pandemia, con el macrobrote de covid que se saldó con el confinamiento masivo de jóvenes en el hotel covid, el Palma Bellver. Al respecto Frontera recuerda que esos viajes estarán condicionados a los límites que fija el decreto ley contra el turismo de excesos, un tipo de actividad que «avergüenza» también en los países de origen de los turistas. 

Los hoteles se mantienen abiertos, con el «compromiso» de mantener los empleos y el reto de encontrar personal para el verano sobre todo en las zonas más alejadas de los núcleos urbanos por la dificultad para encontrar viviendas para los trabajadores a precios asequibles. 

Compartir el artículo

stats