Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La alerta por sequía se adelantará por la alta ocupación turística

Los acuíferos, pese a la lluvia de marzo, están al 58% de su capacidad; el mismo porcentaje que en 2021 donde la pandemia evitó la escasez de agua

La alerta por sequía se podría evitar con precipitaciones abundantes en abril.

La conselleria de Medio Ambiente advierte de que las previsiones para este verano en cuanto a consumo de agua indican que el archipiélago balear entrará en situación de alerta o prealerta por sequía mucho antes que el año pasado, probablemente a finales de mayo o principios de junio. La directora general de Recursos Hídricos, Joana Maria Garau, apunta un factor determinante para esta situación: la alta ocupación turística, tanto en hoteles como en alquiler vacacional, que se presume habrá durante este verano tras la pandemia y sin las restricciones de los dos últimos años.

Las cifras son claras. En el conjunto del 2021 se produjo una ocupación turística en las islas de entre el 21% y el 40%. Mientras que este año, solo en Semana Santa, el sector turístico ya vaticina el 85% de su capacidad y durante la temporada alta podríamos volver a cifras superiores al 95%, tal y como ocurrió en 2019. Estos porcentajes trasladados a los recursos hídricos suponen muchos millones de toneladas más de agua que se consumirán con respecto al año pasado. Es por ello que desde Medio Ambiente tienen esta previsión de que la situación de sequía se adelantará al tener unos recursos hídricos limitados.

Además del consumo humano, como son principalmente las duchas, durante el verano y con una alta ocupación turística se multiplica el llenado de piscinas, se incrementa el riego de jardines y toda una serie de actividades que tienen al agua potable como elemento esencial.

Hay que tener en cuenta que más del 80% del agua consumida procede de los acuíferos y el resto o bien de los embalses o de las plantas potabilizadoras, especialmente la de la bahía de Palma. En Mallorca también funciona una en Andratx y otra en Alcúdia.

Acuíferos al 58% de capacidad

Las lluvias de marzo no han ayudado a paliar la situación de los acuíferos isleños, la gran fuente de agua potable de las islas y en especial de Mallorca. La capacidad de los acuíferos isleños está al 58%, la misma que en abril de 2021. «Entraremos en prealerta antes de lo normal este año, ya que las previsiones turísticas son de una alta ocupación que dispara el consumo de agua, cosa que no tuvimos el pasado año a causa de la pandemia», relató Garau. La directora general de Recursos Hídricos señaló que la situación actual es de normalidad, pero advirtió de la importante actividad turística que se presume, así como otros factores como la temperatura y la mayor necesidad de riego de plantaciones, pueden provocar una situación de escasez de agua en las islas.

En estos momentos las unidades de demanda o acuíferos que se encuentran en una situación más delicada son los de la zona de Marratxí, con tan solo el 26% de su capacidad, y el del Pla de Mallorca que no llega al 24%. El resto de los 18 principales acuíferos mallorquines están entre el 60% del de la zona de Llucmajor-Campos al 32% de los de la zona norte, como son los de Pollença o Alcúdia. Son datos recientes de la conselleria de Medio Ambiente sobre el caudal que almacenan los acuíferos mallorquines tomados el pasado mes de marzo. Pese a las precipitaciones del mes pasado, se ha bajado un punto con respecto al mes anterior, pese a que no lloviera desde el mes de noviembre.

En Mallorca, durante un año normal, como fue el caso de 2019 previo a la covid, se consumen del orden de 104 millones de toneladas. En 2020, con la covid empezando a afectar al sector turístico, ya se bajó hasta los 85 millones de toneladas anuales. El pasado año, con la pandemia en sus puntos más álgidos durante el verano, tan solo se llegaron a consumir del orden de 75 millones de toneladas. En la diferencia de consumo se puede advertir de la enorme incidencia del sector turístico en las reservas de agua. Estamos hablando del orden de 30 millones de toneladas más cuando se produce una alta ocupación. Pese a ello, en julio de 2021 la capacidad de los acuíferos de Mallorca se situó en torno al 49% y en agosto no superaron el 46%. La previsión es que las unidades de demanda en los dos principales meses de verano de este año estén en situación mucho más crítica que los mismo meses que el 2021.

Las desaladoras ya funcionan

A diferencia de legislaturas pasadas, las plantas desaladoras que potabilizan el agua de mar para consumo humano ya están en funcionamiento. Es cierto que a bajo rendimiento, pero ya están inyectando agua desalada a las redes públicas de Mallorca.

La directora general de Recursos Hídricos explicó que las mantienen en funcionamiento para evitar su deterioro, pero también para prevenir la sobreexplotación de los acuíferos. Durante la época del PP de José Ramón Bauzá, las potabilizadoras se pararon en invierno por su alto consumo energético, pero después fue necesario una importante inversión para volverlas a arrancar.

En cualquier caso, en los últimos años solo se ha utilizado del orden un millón de toneladas de agua desalada, ya que los acuíferos han cubierto la demanda que precisaba la población. Es un recurso que se utiliza como alternativa en tiempos de fuerte sequía.

Compartir el artículo

stats