Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piden un año y tres meses al exprior de Lluc por abusos sexuales a un monaguillo

El religioso habría realizado tocamientos a un joven con discapacidad psíquica mientras era párroco de la iglesia de Sant Sebastià en Palma

Gaspar Alemany, sacerdote investigado por unos presuntos abusos sexuales.

El expárroco de la iglesia de Sant Sebastià, en Palma, y antiguo prior del santuario de Lluc durante ocho años (entre 1993 y 2001), Gaspar Alemany, se sentará próximamente en el banquillo de los acusados. El fiscal pide para el religioso de la congregación de los Misioneros de los Sagrados Corazones (popularmente ocnocidos como coritos) una pena de quince meses de prisión por un presunto delito de abusos sexuales a un monaguillo con discapacidad psíquica del 33 por ciento y una inteligencia límite. 

Los hechos por los que Alemany ha sido acusado por el ministerio público de este delito tuvieron lugar el 7 de julio de 2020. El entonces rector de la iglesia palmesana de Sant Sebastià instó a un monaguillo de 21 años, pero con una discapacidad psíquica, a que acudiera esa mañana a la sacristía del templo. El pretexto era que tenía que recoger un libro.

Cuando el monaguillo acudió a la sacristía, el joven se topó con un panorama bien distinto. El libro del que hablaba el párroco no lo encontró en ese instante. En su lugar se topó con el ordenador encendido. La pantalla mostraba una página pornográfica de contenido homosexual.

Tocamientos bajo el pantalón

De repente, el párroco apareció en escena y le entregó al monaguillo el libro que le había prometido. A continuación, según el relato de la Fiscalía, el religioso propuso al joven discapacitado que acudiera esa tarde a la casa parroquial.

Sobre las seis de la tarde, la víctima acudió a la cita. Monaguillo y párroco se sentaron en el sofá. En un momento dado, según el escrito de acusación del fiscal, el religioso le puso las piernas encima al joven y trató de tocarle los genitales con los pies. A continuación le acarició las manos y le propuso hacerle masajes. Acto seguido, le metió la mano bajo el pantalón. La víctima abandonó apresuradamente el lugar con la excusa de que había quedado con una amiga. 

La denuncia del joven discapacitado y la posterior imputación de Gaspar Alemany por un presunto delito de abusos sexuales tuvo un efecto demoledor. El Obispado de Mallorca apartó entonces a Alemany como párroco de Sant Sebastià. El juicio se celebrará a finales de mes.

Compartir el artículo

stats