Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UIB cede ante las protestas del colectivo trans y cancela ‘in extremis’ la conferencia

Los psicólogos invitados expresaron su «decepción» con la universidad: «Lo sucedido atenta contra la libertad de expresión y de cátedra»

La UIB suspende por las protestas una conferencia sobre transexualidad

La UIB suspende por las protestas una conferencia sobre transexualidad M. Mielniezuk

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La UIB suspende por las protestas una conferencia sobre transexualidad M. Elena Vallés

 El desembarco en Mallorca del libro Nadie nace en un cuerpo equivocado, acusado de transfobia por colectivos trans, se resolvió ayer de dos maneras bien distintas: por la mañana, la UIB canceló in extremis la conferencia de los autores, dos profesores de la Universidad de Oviedo, ante las protestas convocadas en el campus y por «la imposibilidad de garantizar las condiciones de seguridad»; en cambio, por la tarde, los dos psicólogos presentaron el libro ante un auditorio de cerca de sesenta personas en la librería la Casa del Libro, que mantuvo el acto a pesar de la concentración a sus puertas y del antecedente de la mañana. 

La manifestación vespertina fue menos tensionada que la celebrada en la universidad, donde se produjo algún empujón, y se llegó a increpar a gritos a algunas de las asistentes a la conferencia que salieron a preguntar a los manifestantes por qué no permitían el debate. Algunos de los activistas les pidieron que abandonaran el campus, que ése no era su sitio. «No tiene edad para estar en la universidad, váyase», le recriminaron a Rosa Maria Hernández, exprofesora en la Facultad de Enfermería y quien se mostró muy preocupada por lo sucedido en la universidad. «Pero qué es esto. Nunca había visto semejante reacción por la presentación de un libro. Lo estoy leyendo y no es tránsfobo. He vivido la dictadura y lo de hoy se parece», lamenta. La activista y filóloga Marisol Ramírez también salió a defender el debate frente al edificio Guillem Cifre, sacó el móvil para grabar la protesta y los manifestantes le obstaculizaron el paso y le increpaban cada vez que pretendía entrar en el edificio. «Esta conferencia es ilegal», le gritaron. «Estos señores lo que practican es un discurso del odio. Nuestras vidas no son una teoría», clamaron. «Si hay tantas personas aquí reivindicando unos derechos es por algo. Somos mayoría. Estamos informados sobre ese libro y hay cosas que no se han de tolerar», sostiene la estudiante Nadia Akaarir. El padre de una niña trans de nueve años, Manuel Hernández, también se acercó a protestar por el acto: «No vengo sólo por mi hija, de la que nadie puede negar que sea una niña, sino por la diversidad que existe en la sociedad». 

20

La UIB suspende por las protestas una conferencia sobre transexualidad Manu Mielniezuk

Por su parte, la presidenta de Balears Diversa, Laura Durán, informó que han registrado una denuncia en el Servicio de Igualdad del Consell por el acto de la UIB. «Las entidades trans de Balears no vamos a permitir que se lleve el discurso del odio a las aulas. Este acto va contra la ley LGTBI de Baleares 8/2016». 

El vicerrector de Planificación de la UIB, Marcos Nadal, admitió que el tema de la charla es «sensible» y defendió que la universidad «debe ser un espacio de reflexión, pensamiento libre y crítico», pero que no podían garantizar que el acto se celebrara con seguridad. También apuntó que el hecho de que en la UIB se presenten ideas en el marco de un debate académico no implica que comparta o hagas suyas esas ideas. Desde el rectorado insistieron en que defienden «la solidaridad, el diálogo y la igualdad de género» y rechazaron «frontalmente la transfobia y cualquier tipo de discriminación por motivos de género». 

José Errasti, uno de los autores del libro, relató a este diario cómo tuvieron que abandonar la universidad: «Estábamos en una sala con personas del departamento de Psicología, nos estábamos despidiendo de Esperança Bosch porque el rector nos había llamado hacia las once de la mañana para decirnos que finalmente iban a cancelar el acto por lo violenta que se estaba poniendo la situación, que le parecía intolerable la actitud del colectivo, pero que tenía que suspender. Entonces llegó alguien que nos dijo que se estaba corriendo la voz de que la charla estaba teniendo lugar en un departamento de la facultad y que algunos activistas estaban recorriendo el edificio buscándonos. Nos hicieron un pasillo de seguridad y salimos por uno de los laterales. Fuera había un coche esperándonos, ha sido como una película». Ya en la presentación de Palma, en la Casa del Libro, donde aguardaban unos sesenta manifestantes y cinco policías nacionales, Marino Pérez criticó la decisión de la UIB: «La cancelación de esta mañana ha sido un atentado contra la libertad de expresión y la libertad de cátedra. Este tipo de situaciones recuerdan a la Inquisición». Con un discurso similar se pronunció en un tuit Amelia Valcárcel, prologuista del libro. Esperança Bosch, quien debía presentar a los ponentes, tenía el rostro desencajado: «Desde la convicción profunda de que la universidad es y debe seguir siendo un espacio abierto de debate libre, lamento profundamente que los gritos e insultos hayan sustituido el intercambio de ideas, hoy, en mi propia universidad». 

La presidenta de Ben Amics, Tatiana Casado, recordó que las personas trans han sufrido mucho «y no se les puede decir que, bueno, es la sociedad la que tiene que cambiar, y mientras ésta cambia o no, ¿qué hacemos con las personas trans, no tienen derechos acaso? La autodeterminación de género es una realidad y un derecho. Y no podemos debatir derechos. Del mismo modo que no podemos debatir que el Holocausto existió o no entraríamos a debatir un discurso neonazi, pues tampoco vamos a entrar en esto». Podemos Balears celebró la cancelación y el PP calificó de «inadmisible que algunos quieran imponer un pensamiento único en el debate académico».

Compartir el artículo

stats