La madre de Alpha Pam: "Es un ser humano que estaba enfermo pero que no tuvo asistencia"

El inspector médico asegura que en el ordenador del hospital constaba que Alpha Pam había tenido contacto con tuberculosos

Segunda sesión del juicio Alpha Pam.

Segunda sesión del juicio Alpha Pam. / M. Ollés

EP

El inspector médico e instructor del expediente informativo por el caso de Alpha Pam, migrante senegalés fallecido en 2013 en Mallorca a causa de una tuberculosis no diagnosticada, ha afirmado que en el servicio informático del Hospital de Inca constaba que el paciente había tenido contacto con tuberculosos.

Este viernes ha arrancado la segunda sesión del juicio, que sienta en el banquillo al enfermero de triaje y a la doctora que atendieron a Pam el 5 de abril de 2013, cuando acudió a urgencias del hospital.

Previamente había sido atendido en un centro de Atención Primaria de Can Picafort, donde se redactó un volante para que fuera derivado al hospital y le realizaran una valoración y radiografía del tórax con la finalidad de confirmar o descartar el contacto con tuberculosis ante la sintomatología que presentaba.

La Fiscalía no ve indicios de delito, aunque la acusación particular sostiene que se trata de un homicidio imprudente y pide para ambos un año de prisión y tres de inhabilitación.

Durante su declaración, el testigo ha señalado que solicitó la apertura de un expediente de información reservada para discernir si la actuación de los sanitarios fue correcta o no, en el que se llegaron a adjuntar hasta 25 anexos.

Uno de ellos era un pantallazo del servicio informático del hospital comarcal, en el que, al pinchar en una pestaña, constaba que Pam había estado en contacto con personas en tratamiento por tuberculosis, por lo que independientemente de si presentó físicamente el volante o no, esa información se podía ver. "Además, son documentos sin caducidad", ha añadido.

Por otro lado, ha asegurado que, cuando sucedieron los hechos, el hospital de Inca era el único de Baleares que pedía un compromiso de pago a pacientes 'sin papeles' para que fueran atendidos, un hecho que "no estaba avalado por ninguna norma", es decir, "actuaba fuera" de la misma, ha sostenido.

Asimismo, preguntado por si el hospital contaba con un protocolo de actuación frente a este tipo de enfermedades, el inspector ha afirmado que el de Inca sí lo tenía, pero el enfermero no le llegó a decir "por qué no lo había activado".

Con todo, ha manifestado que los enfermos de tuberculosis "sí o sí" tienen que ser atendidos, por lo que Pam "tenía derecho a asistencia sanitaria", ha concluido.

"Estaba bastante mal y caminaba sin fuerzas"

La segunda testigo que ha declarado este viernes ha sido la amiga de Pam, que le condujo hasta el hospital el 5 de abril de 2013. "Me llamó su amigo diciendo que se encontraba bastante mal y que no tenía cómo ir a Inca".

Cuando fue a recogerles, ha continuado, se quedó "preocupada", porque Alpha "estaba bastante mal y caminaba sin fuerzas". A la salida del hospital, la amiga ha asegurado que Pam afirmó que le habían diagnosticado bronquitis y le habían entregado unos medicamentos.

La madre: "Es un ser humano, pero no tuvo asistencia"

La madre del fallecido ha comparecido también en la sesión de este viernes vía telefónica. "Es un ser humano que estaba enfermo pero que no tuvo asistencia", ha lamentado cuando le han preguntado por sus reclamaciones.

Además, ha indicado que se enteró de que su hijo murió por tuberculosis porque una mujer que vivía en Mallorca así se lo trasladó.

Los hechos

En febrero de 2013, Pam acudió al centro de salud de Can Picafort acompañado de su amigo y fue derivado al hospital de Inca para que le realizaran una valoración y radiografía del tórax y, así, confirmar o descartar si tenía tuberculosis.

En la hoja de derivación de Atención Primaria de Can Picafort, la facultativa adscrita a dicho centro hizo constar un diagnóstico de contacto con tuberculosos, así como su derivación a urgencias del hospital comarcal "para 'rx tórax' y valoración, ya que ha habido brote de 'tbc' (tuberculosis) en Can Picafort y se sospechaba que éste fuera el caso primario".

Días después, la acusación asegura que Pam acudió al centro hospitalario con la hoja de Atención Primaria, pero le fue denegado el acceso a urgencias por carecer de tarjeta sanitaria.

Cabe recordar que los hechos se produjeron cuando acababa de entrar en vigor una reforma legal que privaba de carné sanitario a inmigrantes 'sin papeles'.

El afectado acudió de nuevo al hospital el 5 de abril y fue atendido tras 40 minutos de espera. Según el escrito de acusación, la asistencia médica duró apenas cinco minutos y se le diagnosticó una bronquitis. Finalmente, el 21 de abril, Pam falleció en su domicilio. Los resultados de la autopsia confirmaron que la causa fue por tuberculosis.

Primera sesión del juicio

En la primera sesión del juicio, celebrada el miércoles, se interrogó a los dos acusados. El enfermero declaró que su actuación "fue la adecuada", porque en el momento en el que Pam acudió a urgencias su estado "no era muy grave", aunque Alpha sí le comentó "que había tenido contacto con una persona en tratamiento por tuberculosis". Con todo, aseguró que el paciente no le enseñó el volante que días antes le realizaron en Atención Primaria de Can Picafort.

"Mi atención fue la adecuada, aunque hubiese presentado el volante, el triaje habría sido el mismo porque se determina por la gravedad del momento, entonces le dije que fuera a la sala de espera y que si se encontraba peor volvería a valorarle, pero no supe nada más de él hasta que salió su historia por los medios de comunicación", ha añadido.

Por su parte, la doctora apuntó que el fallecido "no enseñó ninguna documentación" en el momento en que fue atendido. "Le pregunté si tenía algún problema de salud o alergias porque su historia clínica estaba vacía, no había ningún tipo de antecedente ni historial médico en el que basarme".

No obstante, manifestó que le hizo análisis de orina, de garganta y le auscultó, notando deficiencias en la respiración, por lo que le recetó antibiótico.

"Le dije que era muy importante que en 48 horas como mucho fuera a su médico de cabecera, porque los pacientes cambian y había que asegurar que su evolución fuera la adecuada", concluyó.

Por último, el amigo que acompañó al fallecido al hospital testificó que el enfermero le atendió en "cinco minutos" y sostuvo que sí le mostraron el documento redactado por Atención Primaria.