Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 15.000 fijos discontinuos se quedarán sin ingresos en abril

El llamamiento de trabajadores pincha por la paralización de reservas turísticas tras la guerra de Ucrania y un 15% de las plantillas seguirá parada en Semana Santa

El llamamiento de los trabajadores del sector turístico se está viendo retrasado por la guerra en Ucrania. | B. RAMÓN

Más de 15.000 trabajadores fijos discontinuos de Balears se van a encontrar durante el mes de abril sin ingresos debido al pinchazo que se ha registrado en el llamamiento por parte de las empresas para que se reincorporen a sus puestos, derivado de la paralización de reservas turísticas que se ha registrado desde el inicio de la guerra en Ucrania, según se lamenta desde UGT y CC OO. Aunque tanto las organizaciones sindicales como el propio Govern habían reclamado a los empresarios que llamaran a todos los fijos discontinuos para el 1 de abril ante las buenas perspectivas turísticas que había antes de que se iniciara el conflicto bélico, ahora se estima que entre un 15% y un 20% de este colectivo seguirá sin recuperar su actividad en Semana Santa, y que no será hasta mayo cuando todos hayan vuelto a sus centros de trabajo.

El problema nace de que el ministerio de Trabajo aceptó prorrogar la ayuda especial que estos asalariados han recibido durante la temporada baja solo hasta el 31 de marzo, cuando desde ambos sindicatos se venía reivindicando que llegara al 30 de abril. En cualquier caso, a principios de este ejercicio las previsiones turísticas eran lo suficientemente buenas como para que se estimará que esta misma semana se podría haber llamado ya a la totalidad de los 85.000 fijos discontinuos de las islas (cifra que se va a incrementar de la mano de la nueva reforma laboral).

Sin embargo, los secretarios generales de las federaciones de hostelería de UGT y de CC OO en las islas, José García Relucio y Silvia Montejano respectivamente, reconocen que el conflicto bélico y la espiral inflacionista han supuesto un frenazo en la entrada de nuevas reservas para pasar las vacaciones en las islas, debilitando igualmente el ritmo en el llamamiento de los trabajadores. Eso supone que una vez desaparecida la prestación especial que se creó para este colectivo a finales de este mes, entre 15.000 y 20.000 asalariados de las islas se van a encontrar en abril sin ninguna ayuda y sin empezar a percibir de nuevo el salario de sus empresas, y ello tras unos años de pandemia que ha debilitado las reservas económicas de muchas familias y con unos precios que en estos momentos están creciendo por encima de un 7%.

Aunque se estima que en mayo la totalidad del citado colectivo estará trabajando al tener seis meses de empleo garantizado al año por el convenio de hostelería (la temporada suele ir de mayo a octubre), el problema radica en que miles de empleados del archipiélago se encuentren sin ningún ingreso durante el próximo mes.

Los dos responsables sindicales señalan que ante esta perspectiva, ya se han puesto en contacto con el conseller de Trabajo, Iago Negueruela, para pedirle que ayude a presionar a la ministra Yolanda Díaz, con la que tiene una muy buena relación, de forma que se busque una solución que beneficie a esos miles de asalariados de Balears.

Dos son las soluciones que se han puesto sobre la mesa. La primera es que se atienda la reivindicación que se venía formulando anteriormente, y se prolongue de nuevo la prestación extraordinaria para los fijos discontinuos un mes mas, hasta que el 1 de mayo esté reincorporado todo este colectivo.

La segunda posibilidad que se plantea es que al menos puedan cobrar una prestación por desempleo durante abril aquellos trabajadores que hayan cotizado lo suficiente para poder recibirla, dado que en estos momentos no se permite pasar de la ayuda extraordinaria a la que se cobra en el paro sin haber pasado antes por el alta en la empresa.

Compartir el artículo

stats