«Estamos movilizando a todo Cristo y si nos sale bien el lunes no se mueve ni Dios», advierte el mensaje de audio de un supuesto transportista que ayer provocó colas en los supermercados de Mallorca y agotó existencias de verduras y carnes en algunos de ellos, como en la tienda de Mercadona de sa Cabaneta, en Marratxí.

«Vamos a bloquear Palma y todos los pueblos. Se va a liar bastante. Con el gasoil a dos euros la semana que viene esto no lo puede pagar nadie y los transportistas menos. Así que pasad el mensaje y haced acopio porque no va a llegar comida al Mercadona hasta que nos bajen los precios»

Pese al aviso de la patronal balear, adelantado por Diario de Mallorca, de que no se va a sumar al anuncio de huelga de transporte nacional motivado por el alza de precios en los carburantes, un mensaje de WhatsApp difundido masivamente en Mallorca causó psicosis entre muchos ciudadanos y miedo a vivir una situación de desabastecimiento en la isla y escasez de productos de primera necesidad y alimentos, si los suministros de la península que llegan por vía marítima se interrumpen.

Los estantes del supermercado Mercadona de sa Cabaneta casi agotaron todas las existencias de carne y verduras, y en otros supermercados de la isla también se notó un aumento significativo de afluencia de ciudadanos.

Estantes casi vacíos en el supermercado Mercadona de sa Cabaneta, en Marratxí

Estantes casi vacíos en el supermercado Mercadona de sa Cabaneta, en Marratxí Gabriel Rodas

La situación coincidió con las largas colas de miles de ciudadanos que se produjeron en las gasolineras por el alza de precios. Miles de conductores llenaron las estaciones de servicio en busca de combustible a un precio más competitivo, una práctica que con las oscilaciones actuales puede suponer para el consumidor un ahorro medio de 5,92 euros al llenar el depósito de gasolina 95 y de hasta 9 euros en el caso del diésel. La gasolinera low cost de la calle Hort de les Ànimes atendió a 2.000 vehículos en un día, 600 más que en una jornada normal.