Uno de los monumentos más emblemáticos de Palma, el castillo de Bellver, se iluminó anoche con el color morado, tonalidad oficial de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer. Con este gesto se unió un año más a los actos de celebración de la efeméride, como viene siendo tradición cada 8 de marzo.