El president del Parlament, Vicenç Thomas, comunicó ayer lunes a la Secretaría de la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo que el próximo 12 de abril no podrá utilizar las dependencias de la Cámara autonómica para reunirse con autoridades de las Islas en el marco de la misión para investigar los casos de explotación sexual a menores tuteladas de Mallorca.

La comisión de Peticiones del Parlamento Europeo enviaba a Mallorca una delegación de seis eurodiputados, varios funcionarios y hasta seis intérpretes a la isla. Dicha comisión, con mayoría de los partidos de la derecha, PP, Vox y Ciudadanos, se había hecho eco de varias denuncias sobre el escándalo de las menores en la isla, entre ellas una presentada por José Luís Sánchez Saliquet, dirigente de Vox. Para poder realizar las pesquisas y analizar la gestión política habían solicitado varias salas al Parlament entre los días 11 y 13 de abril, donde pensaban tomar declaración a las primeras autoridades de Balears. Hay que recordar que Vicenç Thomàs es del partido socialista, la misma formación que la presidenta del Govern, Francina Armengol, y la presidenta del Consell, Catalina Cladera. Ambas citadas por los europarlamentarios.

En un escrito dirigido a la Jefa de Unidad de la Secretaría, Roberta Panizza, Thomas trasladó ayer el acuerdo de la Mesa, reunida el pasado día 3 de marzo, y que argumenta, por un lado, que el día previsto hay sesión plenaria por lo que las normas de uso dictan que no se puede autorizar ningún otro acto en las dependencias del Parlament.

Además, según el escrito del acuerdo de la Mesa, el Parlament no cuenta con ninguna certificación acreditativa del Parlamento Europeo sobre un acuerdo para que las reuniones de la comisión informativa tengan que hacerse en la Cámara autonómica.

En su petición registrada la pasada semana, Panizza pedía una sala en el Parlament balear para que la misión, el día 12, se reuniera con, entre otros cargos, las presidentas del Govern y el Consell de Mallorca, Francina Armengol y Catalina Cladera. También había citado a Fiscalía, Policía, periodistas y los responsables de menores del IMAS, así como a la consellera de Asuntos Sociales, Fina Santiago.

Por otro lado, el portavoz del PP en el Parlament, Toni Costa acusó ayer a la presidenta del Govern, Francina Armengol, de ordenar al presidente del Parlament, Vicenç Thomas, de poner trabas a dicha comisión: «Armengol hablará mucho de igualdad de las mujeres y se hará muchas fotos, pero estos días vemos sorprendidos cómo desde la presidencia de este Parlament se está dando largas al Parlamento Europeo para obstaculizar el trabajo de la misión europea que vendrá el mes de abril para tomar declaración a la presidenta del Govern sobre los casos de menores tuteladas explotadas sexualmente». Costa, ante esta situación pidió «objetividad» al presidente del Parlament, Vicenç Thomàs.

Por su parte, Patricia Guasp (C’s) lamentó «la demagogia, el gran desconocimiento y el oportunismo» que se está dando por parte de algunos grupos parlamentarios en relación a la comisión de peticiones del Parlamento Europeo.