Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Selección de personal por el SOIB: "¡Queremos trabajar!"

Momento de la entrevista a los aspirantes a obtener los empleos disponibles

El objetivo puede ser salir del paro o encontrar un empleo mejor. Se pueden tener 20 años o más de 50. Decenas de personas esperan en una sala para pasar por las mesas de los entrevistadores. Se trata de una de las muchas pruebas de selección de personal que organiza el servicio balear de empleo (SOIB) para ayudar a las empresas a completar sus plantillas, en este caso celebrada el pasado día 22 por encargo de Mercadona.

Sobre la mesa, la posibilidad de ocupar una de las 50 plazas que esta empresa ofrece para sus establecimientos de Palma y otras 50 para los de Calvià, complementadas por otras jornadas con las que cubrir 83 puestos en diferentes municipios de la part forana mallorquina, 60 en Menorca y otros 60 en Eivissa.

No van a ser los únicos procesos de selección que se van a desarrollar durante este año. También Eroski ha hecho un encargo similar, al igual que la cadena hotelera Iberostar.

Según la jefa del departamento de Orientación e Intermediación del SOIB, Carmen Hila, durante 2019 estos eventos sirvieron para cubrir 9.727 puestos de trabajo, y tras el frenazo de 2020, en 2021 se alcanzaron los 10.211 empleos. Y todo apunta a que en 2022 se va a superar esta última cifra. Como condición principal para aspirar a uno de estos contratos está la de haberse registrado como demandante de empleo en el citado servicio público.

Loren Cabañaro tiene 59 años y es la primera vez que participa en uno de estos procesos de selección. Lleva nueve años en el paro y cobra únicamente una pensión de viudedad «que todo el mundo sabe como son» en relación a su baja cuantía. Durante 18 años ha sido cocinera en un colegio pero presume de haber hecho de todo durante su vida laboral, desde trabajar en la hostelería hasta cuidar enfermos, y además ya tiene experiencia a la hora de estar en la plantilla de un supermercado.

Pero cuando se la pregunta por los motivos que la han llevado a hacer ese intento, alega que lo que quiere es trabajar porque no quiere quedarse quieta. «Soy muy activa», esgrime, y pone de relieve que el puesto que pueda ocupar no es para ella lo más importante, junto a la ilusión que siente ante la posibilidad de conocer a nuevas personas.

Igualdad de acceso

No oculta que su edad puede ser un obstáculo, algo que ya se le ha advertido en el pasado por parte de personal del SOIB, según afirma, de ahí su sorpresa cuando la comunicaron que iba a participar en ese proceso de selección.

Precisamente en relación a este punto, Carmen Hila hace hincapié en que en estos actos se garantiza la igualdad de acceso a un empleo, al margen de la edad, genero o el tiempo que se lleve en el paro.

Estrella Garcías, de 21 años, es otra de las aspirantes a hacerse con uno de los contratos que ofrece Mercadona. Ya ha trabajado en un supermercado y en un hotel, y actualmente se encuentra desempleada. No sabe si esta temporada la volverán a llamar desde ese establecimiento de alojamiento, pero asegura que prefiere las opciones que se abren con la posibilidad de incorporarse a una gran empresa como la citada cadena de alimentación. Actualmente vive con sus padres y estudia Administración. Reconoce que le gustaría conseguir un puesto fijo, pero lamenta que no es fácil cuando se es joven y con escasa experiencia.

Maribel Hurtado tiene 25 años y actualmente trabaja en el sector de la limpieza. Su aspiración es la de muchos jóvenes: encontrar un empleo mejor, de carácter estable, con el que poder poner en marcha un proyecto de vida y emanciparse. Para ello, está dispuesta a acudir a todos las reuniones para la selección de personal que organiza el SOIB hasta ver cumplido su objetivo.

Algo similar sucede con Sergio Zarza, de 22 años. Trabaja de peón en la construcción y busca un empleo que satisfaga más sus expectativas de vida, para lo que apuesta por una empresa que conoce por ser un cliente habitual de sus supermercados. Vive en un piso compartido y necesita «ganarse el pan» con un trabajado en el que pueda desarrollar sus cualidades.

Proceso de selección

La experiencia de los cuatro durante la prueba del SOIB ha sido idéntica. Primero, una presentación por parte de los responsables de recursos humanos de Mercadona de la oferta de la empresa, para luego por turnos pasar a una entrevista con personal del servicio público y de la propia cadena de supermercados con el objetivo hacer la primera selección de aspirantes, con preguntas relacionadas con la vida laboral previa o sobre la forma en que actuarían ante un cliente, entre otros aspectos.

Tras esta primera criba, serán los responsables de la citada compañía los encargados de hacer la selección definitiva para cubrir los puestos que tiene vacantes.

El SOIB lleva años impulsando estos procesos para ayudar a las personas que desean salir del desempleo o encontrar un trabajo que les satisfaga más que el que tienen actualmente, y para ello colaboran tanto con las pequeñas empresas desde sus diferentes oficinas con personal que actúa como intermediador, como con las grandes firmas con la organización de actos de selección de personal.

Para este último grupo, disponen ya de diferentes equipos especializados en campos como el comercio, la hostelería y el turismo, o la náutica, y ahora se va a poner en marcha otro para el sector energético.

Un dato a tener en cuenta: en la página web del SOIB hay más de mil ofertas de empleo. Sin embargo, para participar en estas pruebas de selección el interesado debe demostrar interés e inscribirse.

Importancia de la formación

Pero la labor que desarrolla este servicio público no se limita a la mediación para conectar a empresas y demandantes de trabajo, sino que también ofrece cursos de formación.

Carmen Hila da mucha importancia a este tema, y lamenta que muchísimas personas no aprovechen los periodos de desempleo para mejorar su cualificación. «Si se habla inglés o alemán, las posibilidades de encontrar un puesto de trabajo se multiplican», y destaca la búsqueda de personal con esos conocimientos que se está haciendo desde el sector turístico. Esta oferta de formación incluye también la informativa y las nuevas tecnologías, junto a cursos para cocineros, camareros o personal de comercio, entre otros.

Compartir el artículo

stats