Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BOULEVARD

Armengol tampoco podrá adelantar las elecciones por respeto a Prohens

Empiezan a llegar las denuncias de los ejecutivos que cobraban parte de sus sueldos en negro, en empresas turísticas mallorquinas regadas por los millones de la covid

El PP mallorquín no pesa nada en Madrid, pero la Pastelería Mallorca, no confundircon La Mallorquina, arrasa en la calle Génova.

El periodismo obliga a plantear las preguntas inconvenientes. Tras la introducción del pasaporte covid el 4 de diciembre en Mallorca, se multiplicaron por ocho los contagios, que se han hundido desde que se retiró el documento. ¿Quiere esto decir que anular la medida coercitiva salva vidas? No, solo significa que no existe relación alguna entre el salvoconducto y la propagación, de acuerdo con la tesis de Fernando Simón desde que se barajó la restricción. De hecho, el estudio más voluminoso llevado a cabo por la Johns Hopkins concluye que las NPI, siglas que no responden a lo que parece en castellano sino a Iniciativas No Farmacológicas, distan de haber ahorrado muertes en lo que llevamos de pandemia. Lo siento por los carceleros.

La covid no es el único fenómeno biológico que afecta a los ciclos electorales. El año que viene está prevista la primera cita autonómica de Balears en que la ganadora va a ser forzosamente una mujer, Francina Armengol o Marga Prohens. Ninguna de ellas se encuentra en su mejor momento, pero hoy no es el tema. Fíjense con qué alegría damos por sentado que los comicios regionales se celebrarán en 2023, omitiendo la prerrogativa estatutaria que asiste a la presidenta de disolver el Parlament en cualquier momento. Se mezclan aquí dos acontecimientos de esta semana.

Prohens anunció oficialmente el 4 de noviembre que llevaba tres meses embarazada, por lo que cumple en mayo. Sin embargo, el pasado miércoles no pudo acudir a la cumbre autonómica de su partido que debía decapitar a Pablo Casado, alegando su estado y sin la alternativa telemática o la delegación. El PP balear tiene todo el derecho a reclamar su irrelevancia estatal, pero aquí nos interesa que la biología tiene consecuencias políticas. Por cierto, nuestra derecha no pesa nada en Madrid, pero en la foto que hoy nos ilustra se observa la Pastelería Mallorca de la calle Génova, no confundir con La Mallorquina, que arrasa entre los madrileños de bien.

El mismo miércoles, Pedro Sánchez se disfrazaba en el Congreso de caballeroso Sir Galahad, para perdonarle la vida al PP en la UCI con estas palabras: «Les anuncio que el Gobierno no va a adelantar las elecciones generales, que se convocarán cuando corresponda. Competiremos en base a nuestros méritos, y no en base a las debilidades de nuestros adversarios». De nuevo, las constantes vitales por encima de las inconstancias electorales.

La debilidad de Prohens es solo política, porque un embarazo implica una etapa de plenitud hormonal. Ahora bien, si no está en disposición de participar en un cónclave de su partido, menos todavía puede afrontar la dureza de una campaña electoral. Y sería contradictorio que la presidenta feminista, con capacidad para apretar el botón nuclear electoral, afectara a los permisos de maternidad de su principal rival. Por todo ello, y al igual que Sánchez, tampoco Armengol podrá adelantar las elecciones por respeto a la candidata previsible del PP.

La circunstancia fisiológica confirma la inteligente inclinación de Armengol por apurar los plazos electorales, solo el instinto la preserva de su entorno. A propósito, ya saben que no consumimos Twitter por motivos higiénicos, pero hozando en el estercolero de las redes sociales nos encontramos con un tuit memorable de José Ramón Bauzá, dedicado a Casado. «Qué error es creerse inmortal e invencible en este negocio. Qué error». Por fin el expresident metaboliza lo que le sucedió al ser vapuleado en 2015, aunque entonces prefirió el despectivo «ellos se lo pierden».

Los vaivenes en el romance de la Junta Hotelera con el Govern obedecen a una sola razón, el dinero. Tomemos el caso real de una cadena con una quincena de hoteles y un millar de empleados, todos ellos paralizados durante dos años. A los ERTE de coste espectacular se suma una subvención a fondo perdido del ejecutivo autónomo que asciende a más de medio millón por hotel, con un total por encima de los quince millones.

La contrapartida a tanta largueza consiste en mantener la plantilla íntegra, un punto que el hotelero incumple lógicamente. En estos momentos de sequía y de despidos de cargos intermedios, muchos ejecutivos recuerdan con alarma que cobran parte de sus haberes en negro documentado, así que empieza el reguero de denuncias laborales, a veces agravadas por la discriminación de género al desprenderse de mujeres directivas. Un socio de gobierno ejemplar.

Reflexión dominical abnegada: «El mal bien hecho exige mayor concentración que el bien mal hecho».

Compartir el artículo

stats